Menu

Noticias

Urgen acciones ante el Cambio Climático para la agricultura y ganadería de Nicaragua

04.03.17 / Wendy Quintero - SIMAS

Foto cortesía

El calentamiento global tendrá efectos negativos sobre las industrias agropecuarias en Nicaragua. Un aumento en las temperaturas medias anuales y una tendencia hacia mayores temperaturas extremas presumiblemente afecta los rendimientos de producción, lo que resulta perjudicial para las actividades agrícolas y ganaderas señala el estudio Cambio Climático en el sector ganadero: del riesgo climático a la adaptación en ecosistemas, que publicó la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

El estudio alerta de mayores incrementos en temperaturas y reducción de precipitaciones en el país en las próximas décadas, lo que demanda acciones públicas y privadas para proteger a la ganadería, la agricultura y el medioambiente.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides explica que Nicaragua debe comenzar a pensar en una estrategia nacional para ayudar a la ganadería y la agricultura, claves en la economía, a prepararse para hacerle frente a el Cambio Climático.

Chamorro sostiene que en época seca el ganado sufre de forma particular en el Corredor Seco por la falta de agua y pasto. Una consecuencia a este hecho se deriva la migración de actividades hacia las reservas naturales que hay en el Atlántico.

 

Nuevas prácticas basadas en ecosistemas

Para Funides el aumento de temperatura y la reducción en las precipitaciones reflejan la necesidad de impulsar entre los productores la cosecha de agua en el Pacífico. “Agua hay, agua cae y continuará cayendo en el Pacífico, lo que hay que hacer es manejar ese recurso (lluvias) que nos cae en cuatro o cinco meses en reservorios para aprovecharlo mejor”, afirma Chamorro.

En el estudio se señala que es posible mitigar el impacto del creciente aumento de las temperaturas como consecuencia del Cambio Climático. Una de las posibles estrategias es promover entre los ganaderos la adopción de nuevas prácticas basadas en ecosistemas, que abarque desde la implementación de sistemas silvopastoriles hasta acciones para la protección del medioambiente.

La investigación pronostica que de no hacer estos cambios en las próximas décadas las temperaturas en Nicaragua seguirán aumentando, las precipitaciones serán irregulares y cuando llueva estas serán abundantes y las inundaciones serán más frecuentes.

Para la realización del estudio Funides aplicó 25 modelos internacionales de proyección de precipitaciones y temperaturas y se adaptaron a la realidad de los municipios de Nicaragua para conocer las variaciones del clima en las décadas de los años 2030, 2050 y 2080.

Otros resultados del estudio exponen que el Pacífico será la región más azotada por la variación del clima, particularmente con la reducción de las precipitaciones, pronosticando que en las próximas décadas la temperatura subirá entre 1 y 1.4 grados centígrados, cuyo pico se sentiría en el 2050.

Para Funides el aumento en las temperaturas podría “agravar la presión sobre los recursos hidrológicos por una aceleración en los procesos de evapotranspiración, al igual que la continuación de pérdidas drásticas en la cobertura forestal natural”.


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Conservación de los recursos naturales,
Desarrollo de servicios de información,

Tambien puede interesarle

En seis años se han perdido 1,032,682 hectáreas de bosque en Nicaragua


04.26.17 / LEER MÁS >>

SIMAS contribuye a la democratización del conocimiento


04.24.17 / LEER MÁS >>

Jurado Campesino analiza realidad de la agroecología y los cultivos orgánicos en Nicaragua


04.21.17 / LEER MÁS >>