Menu

Noticias

¿Cómo se origina el término de Saber Local?

09.01.17 / Roberto Vallecillo - SIMAS

Foto Roberto Vallecillo Sevilla

Entender y valorar los saberes locales, es a la vez resguardar todos aquellos conocimientos que no se alteran en el tiempo, son transmitidos de una generación a otra, “es una forma de conocimiento que está ligado a una sociedad especifica donde estos se originan y se desarrollan. Se basan en supuestos, diferentes a las ciencias. Se generan dentro de comunidades indígenas, campesinas, obreras y otras formas de sociedades producto de interrelación que existe entre la naturaleza y la humanidad...” expone María Febres, de la representación del IICA en Perú como Coordinadora de Gestión del Conocimiento y Saberes Locales para fortalecer la Agricultura Familiar.

Taller de “Intercambio de experiencia de Saberes Locales sobre los sistemas
de producción y comercialización aplicada a la agricultura familiar” del IICA.

Los saberes locales son trascendentales, tanto para el desarrollo humano, como para la conservación del medio ambiente, los sistemas de producción y la comercialización de la agricultura familiar sustentable. Referirse a los saberes locales es también abordar los saberes tradicionales, indígenas, originarios o campesinos. La revista Enlace en Nicaragua, desde 1990 se ha dedicado a secretariar toda esta sabiduría del pueblo como una manera de reivindicar este conocimiento popular de la gente pilas puestas de cada una de las comunidades, que con calidez característica de las familias campesinas revierten su saber popular en las 100 ediciones, con un promedio de 15 mil ejemplares en cada tiraje y donde cada ejemplar ha sido leído por seis personas.

Pensar y representar una región tiene muchos matices, intereses y objetivos. Los territorios y sus territorialidades, vistas estas últimas como las representaciones mentales que sus habitantes tienen un espacio físico, que lleva a plantear que esas mismas percepciones son atravesadas por todos los habitantes de dicho espacio. Entendiendo entonces el saber local como un conjunto de conocimientos, prácticas, normas y visiones transmitido culturalmente de una generación a otra, así como entre miembros de la misma generación. Incluyen, por ejemplo, conocimientos sobre plantas, animales, clima, manejo de cultivos, tradiciones, costumbres, gastronomía, clima…

El ser habitante de un río, de una llanura, humedal o ciénega, de las serranías, del litoral, o pertenecer a una comunidad campesina, indígena, pesquera... que poco ha sido representada desde los propios conocimientos locales, desde las voces mismas de sus gentes, es que toma fuerza y surge el saber local para propiciar un espacio que reconoce este universo de saberes, para comprender que los saberes son variados y que obedecen a lógicas diferentes pero no por esto son menos falso o mas verdaderos. De aquí el vivir en una región multicultural, multiétnica, multilingui.

Los conocimientos tradicionales son además parte sustantiva de la identidad y personalidad cultural de cada pueblo, pues reflejan la vida cotidiana de la comunidad y representan su especificidad. Ayudan a conferir cohesión al grupo y transmiten emociones mediante signos comprendidos por sus miembros. Estos bienes son de gran aprecio social, ya que representan a toda la sociedad sin restringirse a un sector en concreto (Pardo de Santayana y Gómez Pellón 2003).

Estos saberes son vigentes y dinámicos, y responden a los cambios socioeconómicos y ambientales mediante un proceso de resistencia cultural y de adaptación. Sin embargo también son vulnerables y, por tanto, es importante apoyar su fortalecimiento. Los saberes locales deben ser integrados con efectividad en los proyectos de desarrollo. De hecho, una conciliación entre los saberes locales y los denominados “científicos” permite dar paso a soluciones novedosas y de innovaciones campesinas a los nuevos retos socioambientales que enfrentan las comunidades en todo el mundo.

El taller de “Intercambio de experiencia de Saberes Locales sobre los sistemas de producción y comercialización aplicada a la agricultura familiar” se ha celebrado en el marco de la cooperación técnica del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), a través del Proyecto de Agricultura Familiar (PI-AF), desarrollado el pasado 30 de agosto de 2017.


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,

Tambien puede interesarle

El mercado de ferias y el Jurado campesino en San Ramón


09.19.17 / LEER MÁS >>

Ahorrar: confianza política entre las mujeres de la Red


09.13.17 / LEER MÁS >>

El mundo de las semillas: Beneficios y perjuicios


09.13.17 / LEER MÁS >>