Menu

Noticias

Nicaragua: un país con agua y sed

09.29.17 / Roberto Vallecillo - SIMAS

San Carlos, Río San Juan.

Conferencia Magistral con Salvador Montenegro

“La cantidad de agua aprovechable en el país no es el problema; el problema es su administración; igual que la riqueza administrada adecuadamente puede conservarse o reproducirse, de manera insensata puede perderse o desperdiciarse rápidamente. Esto está sucediendo en Nicaragua...” se lee en uno de los extractos de la Conferencia Magistral con Salvador Montenegro presentada en el marco del III encuentro Nacional de los Comités de Agua Potable y Saneamiento, CAPS. 2008.

Sin aguaContaminación

El Doctor Montenegro resalta que “por si no se enteraba, el agua contaminada del Xolotlán, que llega por el río Tipitapa, está repleta de aguas negras y basura. Agarra culpas el impacto del turismo que se desarrolla sin infraestructura sanitaria, la escorrentía de plaguicidas y la influencia o el tráfico de influencia corrupta que licitan la administración de aguas designadas como reserva nacional de agua potable. A pesar de ser un país de lagos y volcanes, nuestro país enfrenta los problemas de falta de agua de calidad y cantidad por razones de distribución insuficiente y la mala calidad de las fuentes….”

Problemas de gestión de los recursos hídricos

Este año es admirable la cantidad de agua precipitada pero ¿cuánta de esa agua se cosecha? Sucede que en las áreas urbanas aumentan los residuos sólidos y líquidos, impermeabilizan áreas que deberían recargar los acuíferos, debido a los cambios del uso del suelo, de uso forestales a suelos agrícolas y zonas residenciales que sellan los suelos, incrementan la erosión y frenan las escorrentías hacia aguas superficiales que reclaman sus causes, hacen que la vulnerabilidad aumenta cada vez, pero que además se contamine todo a su paso.

Portada Agua Guacal
Diseño: Antonio Canalías.

Montenegro advierte que: “como una consecuencia del Cambio climático global esta situación favorece la presentación de eventos extremos como huracanes que han impactado Centroamérica, cuyo efecto en la población es mucho más alto debido a los suelos degradados. No es lo mismo que ocurra un evento extremo en un ambiente que se encuentra protegido, a que ocurra donde hay un suelo arrasado. Recordemos las imágenes de los huracanes Mitch y del Félix...”, ahora las del Irma y María nos han impactado enormemente, y son suficientes como testimonios. Lo más serio de esta situación es la ausencia de planes de gestión a nivel nacional y regional para las aguas superficiales y subterráneas.

Cuando cae una fuerte lluvia en Managua, de 10 centímetros, si multiplican los 10 centímetros por los 600 kilómetros cuadrados de la faja sur del lago de Managua, estamos hablando de miles de metros cúbicos de agua que están pasando por su puerta o inundando las calles con toneladas de basura y sedimentos.

¿Que hacer ante esta problemática? Pregunta el doctor Salvador montenegro, quien laboró en el Centro para la Investigación en Recursos de Nicaragua (CIRA):

Por esta razón, es que tenemos que atacar de frente los problemas tanto naturales como los derivados por la actividad humana. Se debe contar con una estrategia y una forma adecuada de trabajo integrada de las cuencas, es decir contar con un Plan de Gestión y Desarrollo Integral de Recursos Hídricos.

Debemos retomar sin ninguna duda, los postulados y principios de la Carta de Zaragoza firmados hace ya nueve años en la Expo Zaragoza 2008 en España...” recalca el especialista Dr. Montenegro.


 


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Conservación de los recursos naturales,

Tambien puede interesarle

Marcha campesina por una ley engavetada en San Salvador


10.16.17 / LEER MÁS >>

¿Qué dicta nuestra constitución política sobre SSAN?


10.15.17 / LEER MÁS >>

Canasta Campesina con sostenibilidad en sus manos


10.12.17 / LEER MÁS >>