Menu

Noticias

Oxfam TRAS LA MARCA de las diez grandes empresas que dominan el mercado mundial de alimentos

11.08.17 / Roberto Vallecillo - SIMAS

Cortesía Oxfam

Durante el último siglo, las poderosas empresas de alimentación y bebidas han disfrutado de un éxito comercial como nunca antes. Muchas de estas compañías son muy conocidas por los consumidores, en gran medida, porque invierten grandes sumas de dinero en publicidad, entre ellas la Coca-Cola, Nestle S.A. Kellogg y Unilevar Group. Mientras estas empresas prosperan, los millones de personas que les proveen de la tierra, el agua y el trabajo necesarios para elaborar sus productos se enfrentan a unas dificultades cada vez mayores. Ahora, factores como el clima, cada vez más cambiante, los impactos negativos en las comunidades y una base de consumidores cada vez más exigente están obligando a la industria a replantearse su forma de hacer negocios.

Según el informe Oxfam de 2013 'Behind the brands' ('Tras la marca') evalúa las políticas sociales y medioambientales de las diez mayores empresas de alimentación y bebidas del mundo, y los invita a tomar las medidas necesarias para crear un sistema alimentario justo.

 

“El grado de concentración económica marca nuevo hito histórico. Vivimos en la era de los grandes imperios empresariales. La clase trabajadora mundial, por el contrario, cada vez más precarizada y empobrecida..” comenta el periodista Juan Carlos Arias.

La subsistencia de un tercio de la población mundial depende de la agricultura a pequeña escala, y a pesar de que la agricultura produce comida más que suficiente para alimentar a todas las personas, un tercio de los alimentos se desperdicia. Sepa que más de 1,400 millones de personas tienen sobrepeso y por el otro lado cada noche cerca de 900 millones de personas se van a la cama con hambre. Las personas que sufren hambre son, en su mayoría, los pequeños agricultores y trabajadores agrícolas, que abastecen de alimentos a entre 2.000 y 3.000 millones de personas en todo el mundo.

De hecho, alrededor de un 60 por ciento de los jornaleros agrícolas vive en la pobreza. Al mismo tiempo, el cambio de los patrones climáticos a causa de las emisiones de gases de efecto invernadero, de las cuales un importante porcentaje proviene de la producción agrícola, están haciendo que la agricultura sea una ocupación cada vez más insegura.

Cadena por el agua
foto: Mercedes Campos.

Este informe de Oxfam señala algunas de las principales deficiencias de las políticas de las empresas como: • Las empresas no son suficientemente transparentes en relación a sus cadenas de suministro agrícola, lo cual dificulta comprobar la veracidad de sus declaraciones en cuanto a su "sostenibilidad" y la "responsabilidad social".

• Ninguna de las 10 Grandes dispone de políticas adecuadas para proteger a las comunidades locales del acaparamiento de tierras y de agua a lo largo de sus cadenas de suministro.

• Las empresas no toman suficientes medidas para frenar las enormes emisiones de gases de efecto invernadero por parte del sector agrícola; dichas emisiones han provocado cambios en el clima, que ahora están teniendo consecuencias negativas para los agricultores.

• La mayoría de las empresas no ofrece a los pequeños agricultores igualdad de acceso a sus cadenas de suministro, y ninguna de ellas se ha comprometido a garantizar que reciben un precio justo por sus productos.

• Muy pocas de estas empresas han tomado alguna medida para abordar la explotación de las pequeñas agricultoras y de las trabajadoras agrícolas en sus cadenas de suministro.  


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,
Desarrollo de empresas rurales,

Tambien puede interesarle

Género y recuperación ante desastres


11.15.17 / LEER MÁS >>

Foro Semillas Criollas y Seguridad Alimentaria para el desarrollo sostenible de Nicaragua


11.02.17 / LEER MÁS >>

Hornos mejorados: Chiquito, bonito y ahorrador


10.26.17 / LEER MÁS >>