Menu

Noticias

Almácigos en bandejas con una tierra especial

03.19.18 / Roberto Vallecillo - SIMAS

Foto: Roberto Vallecillo

Como en dos meses se entra en la época lluviosa y a la siembra de primera, es tiempo de ir preparando los viveros y almácigos de frutales y hortalizas. Don José Abelardo Espinales Carrasco de la comunidad Las Liras, Paso Hondo. del municipio de Santo Tomas, Chinandega, ha innovado su manera de preparar tierra para almácigos de chiltomas y tomates en su finca El Tesoro Escondido. 

“Como soy promotor de APRODESE y egresado de la Escuela de Promotoría Agroecológica del SIMAS, me afiné en innovar un tipo de suelo especial para almágicos… lleva bocashi, tierra fermentada y lombrihumus. Cada uno de los abonos tiene elementos nutritivos para las plantas, pero no son iguales, unos tienen más minerales, otros tienen más micro organismos que aceleran la descomposición de los rastrojos. Así al juntar estos tres productos diferentes, se complementen unos con otros y tengo una tierra equilibrada que garantice una planta sana y vigorosa.

Los ingredientes
• Una tercera parte es abono de lombrices o lombrihumus.
• Una tercera parte de la tierra es bocashi.
• Una tercera parte es de tierra fermentada.

bocashi
Escuela de Promotoría Agroecológica. Foto: Roberto Vallecillo.

1. El lombrihumus
Es un abono orgánico que mejora el suelo, mantiene con humedad, y no deja que se escape; además aplicada como abono en los cultivos ayuda a desinfectar los suelos donde se ha utilizado agroquímicos. Como el humus es un estimulante de la germinación de las semillas, cae al centavo para vivero.

2. El bocashi tiene Nitrógeno y Potasio

Aumenta la diversidad de microbios en el suelo, y mejora su estructura. Los abonos que llevan estiercól de ganado aportan los ingredientes vivos al suelo, principalmente microbios como hongos y bacterias; los cuales son los responsables de digerir, transformar la materia orgánica en alimento para las plantas. Los ingredientes para preparar 15 quintales de bocashi reúno:
• 3 sacos de granza de arroz.
• 6 sacos de tierra común.
• 2 sacos y medio de tierra de bosque.
• 4 sacos de carbón molido.
• 5 sacos de estiércol de ganado.
• 75 libras de semolina de trigo.
• 2 galones de melaza.
• 1 saco de harina de roca, cal o ceniza.
• Agua.
• 4 onzas de levadura para hacer pan.

tierraCuando revuelvo todo se me forma un volcán, y tapo con una carpa para dejarlo reposar por 30 días, controlando que la temperatura no suba mucho debido a la fermentación. A este abono tengo que medir la temperatura, para eso meto el machete que al sacarlo debe salir “sudadito” y no seco seco, ni demasiado caliente. Si la temperatura está demasiado alta se puede disminuir bajando la altura del volcán de abono. En cuanto al uso se puede aplicar al suelo unos 15 días antes de sembrar, y proteger del sol con una cobertura de rastrojos.

3. La tierra fermentada tiene magnesio y carbono

Es un refrescante que le da vida a la semilla. La tierra fermentada la preparo en un hueco de cinco metros de largo por dos de ancho y uno de hondo. Los materiales que utilizo:

• 10 carretillas de estiércol seco de vaca.

• 5 carretillas de tierra negra.

• 3 carretillas de pastos.

• 3 carretillas de carbón molido.

• 1 galón de suero.

Una vez que tengo listo todos los materiales acomodo en el hueco de la siguiente manera: Primero echo la tierra y le pico follaje verde y voy revolviendo bien junto con el estiércol y el carbón molido. Le voy echando el galón de suero. Tapo con una carpa para conservar el calor y evitar que le caiga agua. Los microorganismos o microbios y otros animalitos como las lombrices de tierra empiezan su trabajo, descomponen los materiales hasta transformarlos en humus.

bandejaEl carbón molido es como una esponja sólida porque absorbe no sólo el agua, sino los nutrientes y luego los deja salir poco a poco. Esto permite a las raíces de las plantas aprovechar mejor los nutrientes y evita que se pierdan por el exceso de agua cuando llueve. A los 30 días volteo con una pala. Lo que está al fondo queda arriba y lo de arriba pasa al fondo. Esta vuelta evita que se compacte, oxigena y empareja la humedad. Como a los 45 días ya está listo, lo saco del hueco para enfriarlo. Esta es la tierra fermentada...”

Llenado de bandejas

La tierra para llenar las bandejas lleva estos tres tipos de tierra abonada a una proporción de un tercio de cada una,

Las bandejas varían de 162 y de 128 copas, que son las propias para hortalizas. Para sandía es más grande, de 70 o 90 copas.

Don Abelardo para encargos, aclara: “Un almácigo de chiltomas las entrego a los 35 días, listas para el trasplante, pues tardan 15 días para germinar y 20 días de desarrollo. El tomate tarda entre 7 y 10 días de germinación más 22 días de desarrollo...”.

Conozaca más de esta y otras experiencias innovadoras en la publicación Innovando prácticas sanas en Zona Seca del SIMAS. Descarga gratuita. Abelardo Espinales, Finca el Tesoro Escondido teléfono celular 7864-4813.


Temáticas:
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,
Desarrollo de empresas rurales,

Tambien puede interesarle

Dé con un riego a cuenta gota, un eficiente uso del agua


07.13.18 / LEER MÁS >>

La salud del suelo y el “hambre oculta” en los cultivos


07.11.18 / LEER MÁS >>

Aprendizaje por descubrimiento desafía la inteligencia


07.04.18 / LEER MÁS >>