Menu

Noticias

Una pregunta difícil para una sola respuesta

04.27.18 / Roberto Vallecillo - SIMAS

Cortesía de CEPAL.

 ¿En qué medida las políticas y las iniciativas gubernamentales referenciadas o no en la noción de agroecología, apoyan las dinámicas de desarrollo rural que revalorización el saber local y la transición agroecológica de las parcelas?

Una pregunta difícil para una sola respuesta, de ahí que nos ha llegado al SIMAS y para socializar con simpatizantes y movimiento agroecológico, una publicación sobre los resultados de un estudio de la Red PP-AL sobre las políticas públicas a favor de la agroecología en América Latina y El Caribe. Es una investigación regional latinoamericana y comparativa sobre la contribución de diversos instrumentos de políticas públicas, para apoyar la transición a estilos de producción agroecológica en una selección de países de la región.

 

Arte de Harlem Aguilar.

El investigador Eric Sabourin del CIRAD explica que en el estudio se llegó a la conclusión que para promover la sustentabilidad de la agricultura (preservación de la biodiversidad, del medio ambiente, de las bases sociales agropecuarias, de la calidad de los productos y para resistir a la globalización de los mercados, así como el desafío del cambio climático), los gobiernos negociaban con la sociedad civil un conjunto de instrumentos de aplicación territorial y de dimensión transversal, bajo la forma de conjuntos de políticas.

 

El estudio mostró los límites de las políticas descendientes enfocados únicamete en la búsqueda del incremento de la producción, como de las políticas focalizadas en un determinado segmento de la agricultura familiar. Aclara que sin duda existen así, por otra parte, instrumentos de política pública que aunque no hacen referencia explícita a la agroecología, si están contribuyendo para una agricultura más sostenible, alimentos más sanos, agroecosistemas más preservados, mayor producción y mejor distribución de valor agregado, mercados más justos, más y mejores oportunidades de trabajo, mayor capital institucional a nivel de territorios, conocimientos más socializados, dinámicas de innovación técnica y socio-organizativa basadas en recursos locales y territorios más multifuncionales.

El estudio fue realizado en ocho países: Argentina, Chile, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Nicaragua y México por equipos miembros de la Red PP-AL, a quienes agradece su esfuerzo y contribución colectiva. Así también a la Oficina Regional en América Latina de la Organización Mundial de Agricultura y Alimentación (FAO) por el financiamiento de esa publicación.

Foto de archivo.

 


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,
Desarrollo de empresas rurales,

Tambien puede interesarle

Venciendo la pobreza en el Corredor Seco


08.09.18 / LEER MÁS >>

Diez secretos oscuros de la industria de la moda


08.08.18 / LEER MÁS >>

"Sobre Los huertos familiares, lo importante es comer sano"


08.02.18 / LEER MÁS >>