Menu

Noticias

Otras siete cositas sobre guardar semillas del huerto

09.19.18 / Roberto Vallecillo - SIMAS

Foto: Roberto Vallecillo

Guardar semillas puede ser un proceso trabajoso

Las semillas como las de gandul son bastante fáciles de sacar de sus vainas, pero son una excepción. Las semillas de zanahoria, por ejemplo, no son más grandes que una pulga y muy difíciles de manejar.

El proceso varía dependiendo de la planta, pero en muchos casos implica trillar (separar la semilla de la planta) y espulgar o soplar (separar la semilla de su cáscara y residuos de basura). Cuando se guarda muy pocas semillas, todas estas tareas es necesario realizarlas a mano.

cosecha tomate
Cosecha de chiltomas. Foto:Roberto Vallecillo.

 

Unas semillas tiran mal olor

Las semillas que se desarrollan en fruta húmeda y carnosa (tomates, melones y pepinos, por ejemplo), a diferencia de una vaina seca (el caso de la mayoría de las verduras, hierbas y legumbres), a menudo requieren pasos extras para su extracción. Este tipo de semilla está dentro en una sustancia pegajosa, de la cual no se saca muy fácil. La mejor manera es ponerla en un frasco o cubo con un poco de agua y dejar que se pudra un poco. El proceso de fermentación mejora la germinación de la semilla. Luego se cuela el líquido maloliente, se extraen las semillas y se secan.

Otras semillas son más fáciles de guardar 

Las semillas son el producto de la polinización, la versión botánica del sexo. Algunos cultivos se autopolinizan. Estos cultivos, incluyendo frijoles, mungo, gandul, tomates, chiltomas, chiles o coliflor, se encuentran entre los más fáciles de guardar porque no se necesitan conocimientos botánicos especiales para asegurar que las semillas crezcan como es debido.

cCosechaEl sexo vegetal complica las cosas

Es en los cultivos de polinización cruzada como aquellos que necesitan polen de una planta vecina, es donde las cosas se complican. Este grupo incluye pepino, maíz, calabaza o melones. Cuando se tienen más de una variedad de la misma hortaliza de polinización cruzada cerca, el polen de una de ellas terminará en las flores de la otra, resultando semillas híbridas. Hay varias estrategias para evitar esto, que van desde cultivar diferentes variedades en extremos opuestos, hasta colocar bolsas de plástico sobre algunas flores para aislarlas del polen no deseado. ¿Otra opción? Simplemente cultiva una sola variedad a la vez de estos cultivos en particular.

soplando semillas
Separando las semillas de las vainas y basuras.

Las semillas no son viables hasta estar maduras

Es armarse de paciencia y esperar hasta que la semilla esté completamente madura antes de recogerla, porque si no, la semilla no germinará. La madurez óptima de las semillas es después de la madurez óptima de los cultivos. Por ejemplo, las variedades de las semillas leguminosas no están listas hasta que la vaina está marrón o café, seca y comienza a abrirse.

Semillas bien secas son viables

Las semillas deben estar completamente secas. El secado es la etapa final de la maduración. La semilla húmeda, se debe secar en un lugar cálido. Para saber si la semilla está suficientemente seca, métele una uña y veras si esta blanda y aún no está lista.

Saber de cómo almacenarlas es importante

Guardarde las semillas secas en sobres de papel o paquetes de semillas etiquetados con el nombre de la variedad y la fecha de cosecha. Para una mejor conservación, guarde los paquetes de semillas en frascos cerrados, en un lugar fresco y oscuro. Cualquier semilla almacenada de esta manera será viable unos años, hasta hay semillas de algunos cultivos pueden mantenerse viables durante una década o más.


Temáticas:
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,

Tambien puede interesarle

Bomba hechiza eleva agua desde pequeños caudales


12.04.18 / LEER MÁS >>

Falguni Guharay recibe premio de la Academia Mundial de Ciencias


11.29.18 / LEER MÁS >>

Taller Internacional de Cultivos Biointensivos de Alimentos


11.20.18 / LEER MÁS >>