Menu

Noticias

El Wanki ya no es el mismo

06.28.19 / Roberto Vallecillo - SIMAS

Foto de Roberto Vallecillo

 

 

Aunque el río Coco recupera su caudal con las lluvias y alcanza profundidades entre medio a metro y medio viajando desde Wiwilí a Shiminka, no garantiza que en la época seca los niveles caigan en la misma situación y empeore, porque en los primeros cinco meses de 2019 este Wanky presentó tramos en donde no circula agua.

 

Darwing Cornejo
Darwing Cornejo. Foto: Roberto Vallecillo.

 

 

“Viajar en esta época de lluvias por el Wanki es como ir por la nueva autopista de Wiwilí a Jinotega, pero antes de mayo con dificultad conservaba agua...” aclara el maestro voluntario desde hace ocho años, Darwing Cornejo, nativo de Shiminka Alto Wanky.

Shiminka Río Coco
Ribera de la comunidad Shiminka. Foto: Roberto Vallecillo.

 

 

El Coco nace de la confluencia de dos ríos Camalí de San Marcos de Colón en Honduras y el Tapacalí que surge de las montañas de Cusmapa, Madriz y sigue siendo considerado uno de los ríos más largo de Centro América.

Tiene una longitud de 680 km, y una cuenca que ocupa un área de 24, 767 km². Sin embargo sigue siendo amenazado en desaparecer por el continuo despale y quemas que no paran en la cuenca segoviana que va desde Dipilto, Nueva Segovia hasta San Juan de Telpaneca en Madriz. Ahí es palpable la destrucción de la zona y su ribera.

Desde Estelí, Madriz y Nueva Segovia se han destruido pinares por el fuego y la motosierra y cuando sirve de límite, las afectaciones en Honduras son alarmantes.

Primitivo Centeno
Primitivo Centeno. Foto: Roberto Vallecillo.

 

Primitivo Centeno del Gobierno Territorial Indígena (GTI) confirma que cuando se quiere viajar desde Wiwilí río abajo por las aguas del Wanki en época seca, se tiene que caminar unos ocho kilómetros hasta Las Piedras para poder embarcarse en un bote con motor fuera de borda.

 

Palanquero Rio Coco
Es vital llevar a alquien vigilando en la proa. Foto: Roberto Vallecillo.

 

 

Voces de alerta

“Tenemos unas condiciones climatológicas que conjugado con las condiciones de degradación forestal han acrecentado la falta de recursos hídricos”, explica Jurguen Guevara, Oficial de industrias extractivas del Centro Humboldt en el periódico Hoy.

Por su parte, Jaime Incer declara en los medios televisivos y periodísticos que al secarse el Coco, también conocido como río Segovias, y sedimentarse, va a terminar desapareciendo y recomienda un ordenamiento en la cuenca, se detenga la expansión ganadera y el despale. Además cita que todas las regulaciones o acciones a tomarse están contemplada en la Ley 620, Ley General de Agua Nacionales.


Temáticas:
Desarrollo humano con equidad,
Conservación de los recursos naturales,
Soberanía y seguridad alimentaria,

Tambien puede interesarle

Ingnika Raya en Shiminka Alto Wanki


07.18.19 / LEER MÁS >>

Paradigmas de la Agroecología y la Economía Solidaria


07.15.19 / LEER MÁS >>

Segundo día del Encuentro en La Red Comal


07.11.19 / LEER MÁS >>