Menu

Noticias

2005-02-22: ¿Tendremos “Niño” los próximos meses?

02.22.05 / None

None

“El Niño”, fenómeno natural que provoca calentamiento en el Océano Pacífico y con ello sequías, reaparecerá según confirmó la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos y que de paso afectará Centroamérica. Según los expertos, la presencia se pronostica débil a moderada y de corta duración, sin embargo, este debe ser un indicador a ser considerado por las autoridades y sector productivo nacional, así lo expresa Clemente Martínez del Centro Humboldt. Martín Cuadra SIMAS La Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos –NOAA- ha alertado de la presencia de condiciones oceánicas características de las fases de un nuevo fenómeno de El Niño. ¿Cual debe ser la posición frente a esta alerta? Desde luego, si hay información de parte de la NOAA, Centro Internacional de Investigación y Predicción del Clima, específicamente del fenómeno de El Niño, lógicamente debe ser tomado muy en serio no sólo por el gobierno de Nicaragua, sino también por el sector productivo, porque es un fenómeno a toda la región Latinoamericana. Ya existen consecuencias en países de América del Sur, como Venezuela y Colombia quiénes han sido fuertemente impactados con intensas lluvias que han provocados inundaciones y deslaves, las que han dejada grandes pérdidas en vidas humanas y económicas, ya que estos países entre otros se localizan en zonas de influencias directas de El Niño. También su influencia se extiende a la zona del pacífico continente, afectando negativamente a la región Centroamericana con sequías que impactando negativamente la producción agrícola, ambiental y salud de sus habitantes. ¿Por qué se da el fenómeno del Niño? A este fenómeno natural se le hace llamar El Niño porque comienza a gestar en los meses de diciembre, en tiempos de Navidad. Para la ciencia -según los Meteorólogos- se produce a partir de una corriente marina calida que en forma anómala calienta las aguas superficiales del Océano Pacífico cuyo valor promedio es de 26 Grados Celsius, modificándose hasta alcanzar 28 grados Celsius, su mayor punto de manifestación es frente a las costas del Perú. Es una interacción entre las temperaturas del mar y las presiones atmosféricas. Estos cambios experimentados afecta a toda la región Latinoamericana. En los países de América del Sur se manifiesta provocando lluvias fuertes causantes de inundaciones y deslaves desastrosos entre otras afectaciones. En el resto de países Latinoamericano particularmente en Centroamérica, México y parte de California en la zona del Pacífico su impacto es la sequía. En el Pacífico de la región Centroamericana es mayor su afectación en cuanto a aumento de temperaturas medias y máximas, así como disminución de precipitaciones provocando de acuerdo a la intensidad del fenómeno sequías severas, moderadas o débiles. En el pacífico de Nicaragua según estudios realizados se manifiesta este impacto, igualmente en la región Central Norte, en la región del Caribe la intensidad de las precipitaciones disminuye moderadamente, registrando un leve aumento en las temperaturas medias y máximas. De acuerdo a estudios realizados por la Secretaría del Consejo Regional de Cooperación Agrícola (Coreca), el Niño provocará un panorama climático centroamericano que tendría repercusiones sobre el sector agropecuario. ¿Como nos veremos afectados en Nicaragua? En la parte del Pacifico y la región Centroamérica, si la tendencia persiste, las lluvias comenzarían a escasear o estar ausentes, provocando una sequía severa. En la parte de la región central de Nicaragua, por ejemplo, las lluvias se ausentarían considerablemente y en la parte de la Costa Caribe Nicaragüense, éstas se mantienen pero bajan de los niveles normales. Otras afectaciones que impactan la vida económica y social del país, será la escasez de agua disponible para consumo humano y fines agropecuarios entre otros, pues los acuíferos son sobre explotados hasta agotarse la capacidad de abastecimiento del mismo, lo que no permite en el período lluvioso alcanzar por medio de su recarga natural a los niveles óptimos de los mismos cuerpos de agua. Sumado a este fenómeno el mal uso y manejo del suelo, la deforestación, extinción de los bosques limita la capacidad de recarga de los acuíferos, por el contrario facilita las escorrentías y arrastre de sedimentos, provocando inundaciones en zonas bajas, gran parte de esta lluvia su destino final es el mar y no los acuíferos. En la salud también nos veremos afectados. Recordemos que el país tiene regiones muy secas como al lado del Pacifico Norte de León, Chinandega donde además de sequía y pérdidas de cosecha, también se produce brotes de vectores lo que reproduce enfermedades que deja como consecuencias en niños y adultos enfermos. En el Caribe, como Muelle de los Bueyes se incrementan los casos de enfermedades provocados por los cambios de clima, temperatura y estaciones. No sabemos que tan débil o severo será este año El Niño, en años anteriores se manifestaron fuertes, moderados y débiles, cuyas consecuencias fueron poca producción y escasez de alimentos por citar un ejemplo. ¿Existe algún plan de contingencia preparado por parte del gobierno ante una eventualidad? El gobierno debería pronunciarse y decir que tan severo viene el Niño que se va a gestar. Si bien es cierto hay instituciones que le están dando seguimiento, ha habido muy poca información pública. Defensa Civil debería estar monitoreando en coordinación con otras instituciones del gobierno y aplicar medidas de mitigación, principalmente en las zonas donde se sufre sequías. Tengo entendido que aquellas zonas donde los productores sufren perdidas en sus cosechas, el MAGFOR debe aplicar medidas de mitigaciones y de auxilio, sea con alimentos, semillas y posterior buscar un periodo que permita recuperar la cosecha. El Minsa tiene la responsabilidad de implementar programas de salud preventiva antes de que se den brotes de epidemias y que sean afectados lo menos posible las poblaciones de estos lugares. Estamos en medio del periodo seco –marzo, abril, mayo- pero si el Niño viene con una proyección fuerte, este se va a extender a los meses que se caracterizan por ser copiosos (mayo a octubre), los cuales se verán disminuidas. Recordemos lo que nos paso en el caso del Mitch. El gobierno debió haber alertado a la población que se encontraban en riesgo de inundaciones y posibles deslaves en las zonas del país, no ocurrió así y por eso presenciamos la tragedia en el Casitas. Un sistema de prevención significa mover todo un aparato de defensa civil, de apoyo, ayuda, traslado lo cual demanda gran cantidad de recurso, lo que altera los planes económicos del país. Muchas veces los gobiernos no alertan porque miran una posibilidad de captar ayuda externa y sin importar, que la población sufra las perdidas. ¿Entonces, el ciclo agrícola que esta pronto a iniciar tendrá alguna afectación? Como va a iniciar el periodo de siembra y cosecha, entiendo que por medio del MAGFOR tiene que orientar a los productores sobre los posibles efectos, orientarles con información a fin de tomar las decisiones preventivas y pertinentes. Es decir, si un productor había previsto sembrar x cantidad de manzanas deberían evaluar si vale la pena arriesgarse, tendrían que reducir la proyección en un 20 % o 30% de lo previsto a cosechar, dependiendo de cómo se comporte el Niño. Se prevé para este año 2005, ausencias de lluvias por lo tanto impactos en la producción por la sequía, afectando el ciclo agrícola, demandando necesariamente medidas de adaptación en la producción y esto se confirma con las declaraciones de los representantes de los gremios y sectores productivos. ¿Deben los productores e instituciones prepararse ante esta alerta, que se recomienda? En aquellas actividades susceptibles a la variabilidad climática es recomendable que se analice y se prevean los posibles impactos de estas manifestaciones, por ejemplo, en la disponibilidad de recursos de agua, el final de ciclo de cultivo en las siembras de postrera y el incremento de riesgo de incendios forestales en las zonas con fin anticipado de las lluvias. Recomendación: a los productores ser prudentes, que no se arriesguen a sembrar todo lo que tenían previsto, que esperen el comportamiento de los primeros meses de las precipitaciones, de cómo se manifesta el Niño y de esa manera mitigar y reducir su nivel de perdida. Este debe ser un trabajo no sólo del MAGFOR, sino también de las organizaciones campesinas orientando a sus asociados con información sobre la existencia y posibles impactos del fenómeno El Niño. Hay un proyecto interesante llamado Esfera http://www.sphereproject.org/spanish/index_sp.htm que tiene cuatro componentes de trabajo: Salud, seguridad alimentaria, agua y saneamiento y de refugio. Este proyecto se encarga de proveer, dotar a sectores afectados con requerimientos mínimos. También tienen la posibilidad de realizar un plan preventivo antes de que ocurra determinado catástrofe y para ello deben contar con la colaboración de diferente sectores, tanto gubernamentales y de sociedad civil, que se orientan a la ayuda, mitigación. Tiene un carácter preventivo que pasa por activar la organización ciudadana, garantizar la logística, tomar reservas de agua, alimentos, medicamentos y proveer refugio, en caso que sea de gran envergadura. En esas previsiones deberíamos estar enfocados, contar con un plan de prevención y de alerta, mismo que aún desconocemos.


Temáticas:
Soberanía y seguridad alimentaria,

Tambien puede interesarle

AquaWeb: una evolución del atrapanieblas


12.07.17 / LEER MÁS >>

América Latina y el Caribe con tasas más altas de femenicidio


11.26.17 / LEER MÁS >>

Género y recuperación ante desastres


11.15.17 / LEER MÁS >>