SIMAS

Por Roberto Vallecillo -SIMAS.

Esta innovación entrelaza dos prácticas agroecológicas: Criar lombrices y obtener su abono para cultivar plantas medicinales y verduras en una parcela cafetalera. Mayra Peralta en la comunidad Nuestra Tierra, Matagalpa tiene como propósito medir el efecto en la nutrición en nuevos cultivos en eras o bancales.

Las lombrices de tierra son unas buenas aliadas en la producción de alimentos inocuos, es decir sanos, libres de venenos o agroquímicos. Estas lombrices al comer y digerir los desperdicios de cocinas, pulpa de café o estiércol de animales ya madurados. Las lombrices de tierra excretan una tierrita fresca llena de vida, llamada humus.

De aquí el nombre de lombrihumus o lombriabono. Humus es una palabra que viene del latín y que significa tierra, o sea que las lombrices o mazamorras producen tierra con los elementos que la planta necesita para crecer, desarrollarse y producir sus frutos. Además mejora las características del suelo porque le devuelve su equilibrio.

Leer nota completa en Blog de Alianza por la Agroecología