SIMAS

La Salud en el plato

Cualquier persona tiene uno o más ejemplos como el abuelo Santos y los años que vivió, que fueron muchos y saludables. Estaba claro el porqué. Santos nació y vivió siempre en un pequeño pueblo segoviano rodeado de naturaleza en estado puro. Sus labores, de hortelano y ganadero, las llevó a cabo sin productos químicos.

Y su alimentación, basada en sopas, legumbres, verduras y poca carne, fue casi toda producida por la misma familia o la vecindad de los aledaños. La vejez le trajo, como es normal,  los consabidos achaques, con los que Santos demostró de nuevo su mucha fortaleza acumulada en cada bocanada inspirada durante los ochenta y tantos años anteriores.

 

Aunque, cuando su vida ya tocaba a su fin, los traslados a la capital para alguna hospitalización, prueba o revisión eran verdaderamente un engorro. .

¿Podemos decir actualmente lo mismo? Es decir ¿tenemos referencias de que la salud de las personas vaya mejorando con esta civilización globalizada? Podemos afirmar que no, que obviamente han mejorado muchos los sistemas sanitarios, la medicina en general y que gracias a ella se sobreviven algunos años... pero la salud de las personas –como el Planeta que nos acoge– parece cada vez más mermada.

 

Leer más sobre el tema en http://revistasoberaniaalimentaria.wordpress.com/

 

Relacionados