SIMAS

Minería a cielo abierto

El Gobierno de Nicaragua se muestra preocupado por los recursos naturales del sur del país, especialmente el río San Juan. A veces ha criticado el proyecto minero Las Crucitas, en Costa Rica, pero apoya decididamente estas mismas prácticas en Nicaragua, las que están ubicados muy cerca de ríos que son fundamentales para las zonas pobladas vecinas. Los dos gobiernos pretenden producir cantidades similares de oro cada año y cada uno basa su explotación minera a cielo abierto. La explotación a cielo abierto es la misma en términos generales para cualquier empresa minera, según algunos especialistas, así como algunas investigaciones del Centro Humboldt, dedicado a temas ambientales, y de la Universidad de Costa Rica. No importa dónde estén ubicadas, las minas a cielo abierto elimina toda la cobertura forestal para instalarse, convirtiendo los bosques en cráteres más impactantes que algunas lagunas de Nicaragua. Eso implica liberar gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global. Además, provocan contaminación al suelo por derivados de hidrocarburos, así como al aire y los ríos por metales pesados, como plomo y mercurio. Una de las sustancias más temidas, sin embargo, es el cianuro. En teoría se manipula con altas medidas de seguridad, pero en temas ambientales es más importante prevenir que reaccionar. Para leer más: http://www.laprensa.com.ni/2010/08/26/nacionales/35762
Relacionados