SIMAS

Los rostros del mar y la productividad prodigiosa

Indiscutiblemente hemos entrado a la Era del Ambiente; el clima, el agua y la energía marcan nuestras vidas y nos recuerdan a diario que lo que le das a la tierra, ella te lo devuelve. La humanidad tiene inmensos desafíos con la pérdida de productividad y conservación de los océanos y los mares, esos grandes reservorios de agua que día a día contribuyen solidariamente con la especie humana, que regulan el clima mundial y proporcionan alimentos, medios de vida sustentables para muchos, escenarios de recreación y hasta elementos de inspiración para otros. Los ecosistemas marinos más vulnerables son los primeros indicadores biológicos que acusan recibo de los impactos, de la carencia de responsabilidad ambiental, los arrecifes coralinos entre ellos, que son organismos que sirven de asentamiento de la cadena alimenticia de mucha de la fauna marina y de lugar de reproducción de muchas especies comerciales. Estos son muy susceptibles al impacto negativo de la contaminación por aguas servidas no tratadas, por sobrepesca, aumentos de temperatura y acidez de las aguas debido a efectos de gases invernadero, excesos en el turismo, descargas de aguas calientes producto del funcionamiento de plantas generadoras de electricidad, cambios de salinidad y enturbiamiento de las aguas, producto de la erosión y arrastre de partículas causadas por las deforestaciones de manglares y quemas de vegetación. Para leer más: http://www.ecoticias.com/eco-america/35189/noticias-medio-ambiente-medioambiente-medioambiental-ambiental-definicion-contaminacion-cambio-climatico-calentamiento-global-ecologia-ecosistema-impacto-politica-gestion-legislacion-educacion-responsabilidad-tecnico-sostenible-obama-greenpeace-co2-naciones-unidas-ingenieria-salud-Kioto-Copenhague-Mexico-Cancun-marm-
Relacionados