SIMAS

Países con dinero deciden futuro del mundo: Pronunciamiento frente acuerdos del G20

Los líderes del G-20 se reunirán mañana 11 de noviembre en Corea del Sur y se espera que en dicho encuentro, de dos días de duración, se aborden los desequilibrios de la economía mundial y cómo reducir los riesgos en la guerra de divisas. El G20 busca una "estabilización sistémica" para que los capitales vuelvan a tener rentabilidades exacerbadas, haciendo creer al mundo que la economía de todos está creciendo. Sin embargo, en América Latina el desempleo post crisis sumó 39 millones para alcanzar un total de 189 millones de latinoamericanos bajo la línea de la pobreza; el coeficiente de desigualdad de la región es de 0,53 , constituyéndose como la región más desigual del mundo; y se estima que se necesita más de 100 mil millones de dólares al año para que los Países en Vías de Desarrollo enfrenten los problemas ambientales ocasionados por el mundo industrializado, pero aún no se comprometen a darlos. El G20 no debe ser es el espacio para debatir problemas globales y decidir propuestas que conciernen al mundo entero, pues el grupo solo representa al 10% de los países. Legitimarlos el G20 como los conductores de la economía internacional es aceptar y reforzar que quienes tienen y producen más dinero, tienen derecho a decidir, por encima del resto de la población. Ante esto, las organizaciones civiles demandan impulsar un nueva arquitectura financiera internacional, con control de capitales y regulación financiera; otra gestión para el endeudamiento, con la realización de auditorías de la deuda y recursos para enfrentar la crisis financiera; una verdadera justicia tributaria; recursos para el problema del cambio climático y un real impulso a la UNASUR. Más información ver Pronunciamiento de La Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos.
Relacionados