SIMAS

Abarrotamiento, vulnerabilidad y riesgo ambiental

Un mil millones de personas -cerca del 18% de la población mundial- viven en barrios pobres de manera improvisada asentados en laderas y áreas propensas a sufrir derrumbes, desprendimientos, deslaves a orillas de ríos propensos a sufrir inundaciones. Sus casas están hechas con precariedad de materiales inapropiados como planchas de zinc, cartón, trozos de madera y mezcla absolutamente vulnerable a los efectos del cambio climático. Ante esta realidad se impone un desarrollo sustentable y algunos, como paso intermedio, proponen algo más ante las condiciones socio ambientales que estiman no se pueden cambiar. El nuevo paradigma contempla la capacidad de resiliencia o la capacidad de los sistemas humanos y ecosistemas de enfrentar y modificarse ante los cambios y las crisis, saliendo fortalecidos de ellas, hablan entonces del Desarrollo Resiliente. Hay ciudades en el mundo que se están agrupando para abordar esta clase de problemas, están formando redes para resolver juntos la reducción del uso de energía eléctrica, emisión de gases con efecto invernadero, adquisición de tecnologías limpias y sostenibles. Están programando y trabajando su transición hacia la sustentabilidad y las economías verdes. Para leer más: http://www.ecoticias.com/imprimir_noticia.php?id_noticia=41591
Relacionados