SIMAS

Día mundial de la alimentación, 16 de octubre

 

FAO

“Precios de los alimentos de la crisis a la estabilidad”, se ha elegido como el tema del Día Mundial de la Alimentación de este año; para arrojar a luz sobre esta tendencia y sobre las medidas que se pueden adoptar para mitigar sus efectos en la población más vulnerable.

 

 

Los repuntes de los precios pueden perjudicar a los países pobres haciendo que les resulte mucho más caro importar alimentos para su población. En 2010 los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos (PBIDA) gastaron 164,000 millones de USD en alimentos importados, cantidad que constituye un máximo histórico y representa un aumento del 20% con respecto al año previo.

 

En el plano individual, las personas que viven con menos de 1,25 USD al día pueden verse obligadas a saltarse una comida cuando aumentan los precios de los alimentos.

Los agricultores también se ven perjudicados porque necesitan saber los precios de sus cultivos en el momento de la cosecha cuando aún faltan meses para

ello. Si es probable que consigan precios elevados, plantarán más. Por el contrario, si se prevé que los precios sean bajos plantarán menos y reducirán costos.

 

Artículo tomado de Iniciativa América Latina y El Caribe Sin Hambre

 

 

 

 

Relacionados