SIMAS

El hambre crónica: Consecuencia de la impunidad por las violaciones del derecho a la alimentación

Ginebra/Stuttgart/Utrecht, 11 Octubre 2011 - A pesar del crecimiento de un movimiento mundial por el derecho a la alimentación y la existencia de marcos y mecanismos internacionales para la protección de los derechos humanos, un inaceptable número de violaciones de los mismos permanecen impunes, según el Observatorio del Derecho a la Alimentación y a la Nutrición 2011, una publicación anual - lanzada hoy oficialmente - que se dedica a monitorear políticas en materia de seguridad alimentaria y nutrición desde una perspectiva de derechos humanos.

 

La publicación identifica la carencia de rendición de cuentas como el elemento faltante entre la lucha de las personas por sus derechos y el mayor reconocimiento del derecho a la alimentación en las agendas políticas en los últimos 25 años.

 

Según el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, Olivier De Schutter, "Al otorgarle a las cortes u otros órganos independientes el poder de monitorear el cumplimiento del derecho humano a una alimentación adecuada, transformamos fundamentalmente la relación entre las personas pobres y marginalizadas, y aquellos - ya sean órganos estatales o actores privados - que toman decisiones que las afectan. Antes había necesidades que debían ser satisfechas; ahora hay derechos que deben ser respetados. La relación estaba basada en la caridad; ahora se ha convertido en una obligación. Este fundamental cambio no sólo representa un aumento de la eficiencia en la lucha contra el hambre; también constituye un aumento de la dignidad para las personas que padecen hambre."

 

Ver nota completa aquí.

Relacionados