SIMAS

Los agricultores y sus nuevas prioridades: exigir una educación útil, profesionalizarse y deponer el individualismo

Por Polan Lacki. PolanLacki@terra.com.br

 

Para empezar, una pregunta y una invitación a los educadores rurales y a los agricultores.

 

Foto Polan Lacki

A los educadores: Si en el agro latinoamericano tenemos tan extraordinarias potencialidades para producir riquezas, en muchas regiones durante los 365 días del año, ¿por qué tenemos tantos agricultores tan pobres y por qué ellos mismos no logran superar su pobreza? Una respuesta que, debido a su extraordinaria importancia, no podemos seguir ignorando es la siguiente: porque nadie les enseñó, concreta y objetivamente, qué y cómo deben hacer para generar más riquezas e ingresos familiares.

 

Entonces, si la "problemática" de fondo es el no saber y el no saber hacer, la "solucionática" de fondo tiene que consistir en proporcionar a los pobres rurales el saber y el saber hacer para que puedan ser más eficientes y más productivos, aun cuando sus factores de producción sean aparentemente muy limitados.

 

 

Partiendo de esta premisa, son los educadores rurales y sus respectivas instituciones quienes tienen que asumir este desafío de mejorar, de manera muy significativa, la calidad y la funcionalidad de nuestro debilitado sistema público de educación rural, el no formal y el formal en los tres niveles. Entre otras razones, porque los educadores rurales sencillamente no tienen a quién delegar esta noble tarea.

 

Esto significa que si ellos no la asumen nadie lo hará y seguiremos siendo pobres y subdesarrollados rurales; por más tierra, maquinaria, riego, créditos, refinanciaciones y condonaciones de deudas y subsidios que los gobiernos proporcionen a los habitantes del campo.

 

*- Es Ingeniero Agrónomo por la Universidad Federal Rural de Rio de Janeiro. Leer artículo completo, bajar PDF. Leer más artículos del autor, ir a su sitio web: Polan Lacki

Relacionados