SIMAS

La cultura del agua: Un gran desafío

 

Estudio de cuenca

La cantidad de agua aprovechable en Nicaragua, si la dividimos entre el número de habitantes que somos, unos 5 millones y medio, da un equivalente a 531 barriles por persona por día. Sin embargo, igual que cualquier forma de riqueza el agua es también un tesoro; distribuida de manera no equitativa. En ciertas partes del país el agua es muy escasa, dura muy poco tiempo, mientras que en otras puede encontrarse en depósitos subterráneos o en la superficie en forma de lagos y lagunas.

 

 

“ Un problema severo es la carencia de infraestructura para agua potable y saneamiento de residuos; al aumentar la población también han aumentado los asentamientos humanos que carecen del tratamiento de las aguas residuales, y del tratamiento para los residuos sólidos...”. Asegura el Profesor Salvador Montenegro, docente e investigador del Centro de Investigación en Recursos Acuáticos de Nicaragua (CIRA-UNAN) en el marco de la Campaña de Comunicación “Cosechar el agua, es cosechar la vida” desarrollado por la Plataforma de Zona Seca de Chinandega y Somotillo en el Occidente del país.

 

Además agrega: “ El estado de vulnerabilidad actual surge por el incremento de la degradación ambiental por desechos industriales, mineros, urbanos, agro-industriales y, sobre todo, la ausencia de planes de gestión a nivel nacional y regional para las aguas superficiales y subterráneas.

 

 

Laguna de Apoyo

Al desforestar se da paso al uso agrícola a los territorios con otra vocación, además de reducir el ecosistema; para dedicarlo al monocultivo del algodón, caña de azúcar, palma africana, la urbanización sin servicios apropiados. Lejos de creer que tenemos una crisis de agua, porque no hay agua, recordemos que nuestro problema tiene que ver con la distribución insuficiente, eso es un problema administrativo; con mala calidad de las fuentes debido a su degradación; entonces es momento de que hablemos de la calidad, y Nicaragua ya cuenta con una Ley de aguas, la Ley 620...”.

 

 

Promover una cultura del agua implica un desafío no solo para los hombres y mujeres que laboran en los medios de comunicación, se trata también de dar a conocer no solo las investigaciones en el campo, sino también dirigir procesos de comunicación para informar a la gente de los problemas que nos atañen en la gestión del agua. Azucena Castillo coordinadora de Radio Universidad en su exposición en el Foro del Agua y Soberanía Alimentaria el pasado 22 de marzo destaca que:

 

“ La comunicación es determinante para el cambio social, las organizaciones, instituciones, la ciudadanía comprometida debe de buscar espacios y darle su debida importancia para que el proyecto camine, obtenga resultados, seleccionar los canales donde viaje el mensaje, que lo ideal sea de ida y de vuelta, también conseguir que la población participe. Muchas veces ocurre que no aprovechamos los medios a nuestra disposición y nos encerramos en un circulito privilegiado hasta que dure la plata, hasta que dure el financiamiento ¿y después qué? Cualquier plan para un futuro cambio social deberá reunir en una estrategia el objetivo, el conocimiento de nuevas tecnologías y el proceso de comunicación. Ninguno de ellos solo puede lograrlos y los tres juntos tampoco pueden mientras no exista una voluntad como factor esencial para la reflexión.

 

A los reunidos en esta mañana en el nivel central del Campus universitario nos une un objetivo común para el cambio cultural con respecto al uso de los recursos hídricos y su importancia en la Seguridad alimentaria y a quienes se interesaron en el tema nos siguen a través de la cadena de radio porque esta mañana estamos la emisoras afiliadas a AMARC transmitiendo conjuntamente y preparamos y apostamos por una agenda en común.

 

Como Radio Universidad seguimos en movimiento y les anuncio nuestro eco joven a salir al aire en junio, con la

Locutores de Radio Universidad

organización de certamen de pintura joven, agua, tierra y aire limpio y un concierto; como reto a la juventud a formar una brigada salida de la iniciativa de los jóvenes desde el Facebook que proponen fundar “Las Eco tribus” y hacer una mas amplias a nivel de las universidades que acompañe jornadas de sensibilización, un proyecto dirigido por la comuna estudiantil. Sacudir a aquellas personas que se adaptan a vivir en un planeta enfermo...”.

 

 

El papel de la radio radica en atender las prioridades establecidas por la comunidad, de forma que puedan facilitar su discusión, fortalecerlas y desafiarlas. Como radios comunitarias se trata de democratizar la comunicación con libertad de expresión de los diferentes movimientos sean culturales, sociales, políticos porque informamos para inconformar, para hacer valores, para ayudar a construir la identidad y el valor de la preservación de la vida y del agua.

 

Contacto: Azucena Castillo, Radio Universidad 8664-9336 / azucena.castillo@yahoo.com

Relacionados