SIMAS

Sentencia de muerte para la tribu Kayapo

 

Mientras los periódicos y las televisiones hablan de aguinaldos, el jefe de la tribu Kayapo recibe la peor noticia de su vida: Dilma, Presidenta del Brasil, ha dado el visto bueno a la construcción de una planta hidroeléctrica enorme, la tercera más grande del Mundo.

 

Es la sentencia de muerte a todos los pueblos cercanos al río, ya que la presa inundará 400.000 hectáreas de bosque. Más de 40.000 indígenas no tendrán donde vivir. La destrucción del hábitat natural, deforestación y la desaparición de multitud de especies es un hecho.

 

¡40.000 seres humanos!…

 

La pregunta es ¿Habrá un silencio en América Latina?

 

La “impresión” que tuvo el jefe de la comunidad Kayapo al enterarse de esa decisión, su gesto de dignidad y de impotencia, bajando la cabeza, llorando… ante el avance de “nuestro progreso”, hipercapitalista, la modernidad depredadora, la civilización que no respeta la diferencia … ¿Y qué va a ser también de los Dongria Kondh? en la misma situación, y tantos y tantos seres humanos oprimidos…

 

 

Relacionados