SIMAS

La Seguridad Alimentaria Nutricional en el V Foro Nacional de Cambio Climático

 

 

 

La FAO, estima que el cambio climático afecta la producción de agua en cantidad y 

 

calidad, lo que tiene un impacto negativo en la seguridad alimentaria y nutricional. 

Las personas además del agua de beber, la producción de los alimentos, que cada 

persona necesita consumir a diario, requiere unos 15 barriles de agua.  Así lo expuso 

el Ing. Luis Mejía, Coordinador del Proyecto PESA-FAO, en el V Foro Nacional de 

Cambio climático, celebrado este 18 de junio en la UCA Managua.

 

La mañana estuvo dedicada a conferencias plenarias y por la tarde se desarrollaron 

mesas simultáneas. Una de las mesas, la número 4, dedicada a conocer y 

reflexionar sobre experiencias en manejo de recursos hídricos y su aporte a la 

seguridad alimentaria y nutricional. Contó con la participación de unas 50 personas, 

representantes de proyectos que se ejecutan en la Región Norte y Costa Caribe, así 

como representantes de universidades.

 

Ana Lucía Lorío, coordinadora del Proyecto Navarra Acción contra el hambre, 

expuso la experiencia “Manejo de cuencas y seguridad alimentaria en Totogalpa 

y Macuelizo”, con ejemplos de técnicas en captación y aprovechamiento del agua; 

la segunda experiencia se refería a la restauración del ecosistema de manglares 

y su importancia para la seguridad alimentaria y la conservación de los recursos 

hídricos; fue presentada por el Ing. Ray Smart, de la BICU, representando al proyecto 

“Reforzamiento de las capacidades locales para enfrentar los efectos del cambio 

climático en la Costa Caribe de Nicaragua y Honduras” ejecutado por GVC, Horizont 

3000, BICU y URACCAN. 

 

A continuación la Ing. Tarsilia Silva (UCA) facilitó el diálogo, centrado en los siguientes 

aspectos, referidos no solo a las dos experiencias expuestas sino también a otros 

proyectos conocidos por la audiencia:

 

a) Tema y contexto: en la adaptación al cambio climático, además de los proyectos 

de cosecha de agua, también se están ejecutando proyectos orientados a la 

producción de alimentos, tales como bancos de semillas de ciclo corto, adecuación 

de los períodos de siembra y tipo de cultivos a la variación climática, diversificación 

de cultivos, sistemas agroforestales, conservación de suelos, reforestación y 

conservación de ecosistemas, como el caso de los manglares.

 

b)  Metodología: Se identificaron los métodos y técnicas más utilizados, 

mencionando entre otros, la investigación participativa que realizan los campesinos 

experimentadores en las escuelas de campo, la producción orgánica, las clínicas 

de plantas en las que se hacen diagnóstico de plagas que afectan a los cultivos de 

pequeños productores, asimismo se mencionó como líneas metodológicas de acción 

la sensibilización, la capacitación de líderes, la organización comunitaria, la dotación 

de recursos tecnológicos a las comunidades, el rescate de la cultura alimentaria 

tradicional y la sistematización de experiencias. Existe una red universitaria, llamada 

SUSAN que tiene como misión el acompañamiento de los procesos de seguridad 

alimentaria y nutricional, así como el acompañamiento de las COMUSAN establecidas 

en la Ley 693.

 

c) Obstáculos: 

- lento o débil involucramiento de los principales actores públicos y privados, 

- difícil acceso a la tierra por el sistema de tenencia, 

- resistencia al cambio de mentalidad,

- contaminación ocasionada por las grandes plantaciones de monocultivos, caso de la 

palma africana en Kukra Hill.

 

d) Recomendaciones de la Mesa 4:

- involucrar a la población desde la formulación del proyecto, a fin de lograr mayor 

apropiación en la fase de ejecución y sostenibilidad al finalizar el proyecto, 

- implementar sistemas agroforestales y sistemas agrocuícolas,

- incidir en el cambio de actitud de la comunidad,

- incidencia en las políticas públicas a nivel municipal.

 

El espíritu general del V Foro de Cambio Climático recorrió la realidad de Nicaragua 

en la situación ambiental en cuanto al uso de los recursos naturales como el agua, los 

suelos, los bosques y los riesgos generado del modelo actual de desarrollo.

calidad, lo que tiene un impacto negativo en la seguridad alimentaria y nutricional. 
Las personas además del agua de beber, la producción de los alimentos, que cada 
persona necesita consumir a diario, requiere unos 15 barriles de agua.  Así lo expuso 
el Ing. Luis Mejía, Coordinador del Proyecto PESA-FAO, en el V Foro Nacional de 
Cambio climático, celebrado este 18 de junio en la UCA Managua.
 
La mañana estuvo dedicada a conferencias plenarias y por la tarde se desarrollaron 
mesas simultáneas. Una de las mesas, la número 4, dedicada a conocer y 
reflexionar sobre experiencias en manejo de recursos hídricos y su aporte a la 
seguridad alimentaria y nutricional. Contó con la participación de unas 50 personas, 
representantes de proyectos que se ejecutan en la Región Norte y Costa Caribe, así 
como representantes de universidades.
 
Ana Lucía Lorío, coordinadora del Proyecto Navarra Acción contra el hambre, 
expuso la experiencia “Manejo de cuencas y seguridad alimentaria en Totogalpa 
y Macuelizo”, con ejemplos de técnicas en captación y aprovechamiento del agua; 
la segunda experiencia se refería a la restauración del ecosistema de manglares 
y su importancia para la seguridad alimentaria y la conservación de los recursos 
hídricos; fue presentada por el Ing. Ray Smart, de la BICU, representando al proyecto 
“Reforzamiento de las capacidades locales para enfrentar los efectos del cambio 
climático en la Costa Caribe de Nicaragua y Honduras” ejecutado por GVC, Horizont 
3000, BICU y URACCAN. 
A continuación la Ing. Tarsilia Silva (UCA) facilitó el diálogo, centrado en los siguientes 
aspectos, referidos no solo a las dos experiencias expuestas sino también a otros 
proyectos conocidos por la audiencia:
 
a) Tema y contexto: en la adaptación al cambio climático, además de los proyectos 
de cosecha de agua, también se están ejecutando proyectos orientados a la 
producción de alimentos, tales como bancos de semillas de ciclo corto, adecuación 
de los períodos de siembra y tipo de cultivos a la variación climática, diversificación 
de cultivos, sistemas agroforestales, conservación de suelos, reforestación y 
conservación de ecosistemas, como el caso de los manglares.
 
b)  Metodología: Se identificaron los métodos y técnicas más utilizados, 
mencionando entre otros, la investigación participativa que realizan los campesinos 
experimentadores en las escuelas de campo, la producción orgánica, las clínicas 
de plantas en las que se hacen diagnóstico de plagas que afectan a los cultivos de 
pequeños productores, asimismo se mencionó como líneas metodológicas de acción 
la sensibilización, la capacitación de líderes, la organización comunitaria, la dotación 
de recursos tecnológicos a las comunidades, el rescate de la cultura alimentaria 
tradicional y la sistematización de experiencias. Existe una red universitaria, llamada 
SUSAN que tiene como misión el acompañamiento de los procesos de seguridad 
alimentaria y nutricional, así como el acompañamiento de las COMUSAN establecidas 
en la Ley 693.
 
c) Obstáculos: 
- lento o débil involucramiento de los principales actores públicos y privados, 
- difícil acceso a la tierra por el sistema de tenencia, 
- resistencia al cambio de mentalidad,
- contaminación ocasionada por las grandes plantaciones de monocultivos, caso de la 
palma africana en Kukra Hill.
d) Recomendaciones de la Mesa 4:
- involucrar a la población desde la formulación del proyecto, a fin de lograr mayor 
apropiación en la fase de ejecución y sostenibilidad al finalizar el proyecto, 
- implementar sistemas agroforestales y sistemas agrocuícolas,
- incidir en el cambio de actitud de la comunidad,
- incidencia en las políticas públicas a nivel municipal.
   
El espíritu general del V Foro de Cambio Climático recorrió la realidad de Nicaragua 
en la situación ambiental en cuanto al uso de los recursos naturales como el agua, los 
suelos, los bosques y los riesgos generado del modelo actual de desarrollo. que el cambio climático afecta la producción de agua en cantidad y 
calidad, lo que tiene un impacto negativo en la seguridad alimentaria y nutricional. 
Las personas además del agua de beber, la producción de los alimentos, que cada 
persona necesita consumir a diario, requiere unos 15 barriles de agua.  Así lo expuso 
el Ing. Luis Mejía, Coordinador del Proyecto PESA-FAO, en el V Foro Nacional de 
Cambio climático, celebrado este 18 de junio en la UCA

 

Relacionados