SIMAS

México decide eliminar el uso del Endosulfán en cumplimiento del Convenio de Estocolmo

 

Mas vale tarde que nunca, la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) de la Secretaría de Salud  ha comunicado a las empresas formuladoras y fabricantes de plaguicidas las acciones para la eliminación del endosulfán y cumplir con la decisión del Convenio de Estocolmo adoptada en abril del 2011.

Estas medidas se toman  después de reiteradas peticiones por parte de organizaciones de la sociedad civil, encabezada por RAPAM, y de recibir un exhorto de la cámara de Diputados  aprobado por el pleno el 29 de abril del 2013 para que cumpliera con este compromiso obligatorio internacional.

Las acciones en resumen son:

  • A partir del 1 de enero del 2013 ya no hay autorización de importación de endosulfán y quedan cancelados todos los permisos de importación a partir de esa fecha. 
  • Las empresas que cuenten con producto almacenado que contengan endosulfán informarán a COFEPRIS de los inventarios con los que cuentan con la intención de implementar un programa de plazo para agotar la existencia de producto. 
  • El 31 de diciembre de 2014 es la fecha limite para la comercialización del endosulfán, y 6 meses antes de esa fecha  las empresas informaran a las autoridad cuanto producto les queda para establecer las fechas para la destrucción del producto. 
  • A partir del 1 de enero del 2015 se procederá a la revocación de los registros sanitarios de los productos que contengan endosulfán, y la autoridad invita a las empresas a que voluntariamente retiren los registros autorizados antes de esa fecha.

 

Aunque nos hubiera gustado un período mucho mas breve de fecha límite para su venta, por lo menos no hay ninguna excepción. Podemos pensar que las acciones anunciadas fueron negociadas con las pocas empresas que aun importan y venden endosulfán en nuestro país; y  se decidió darles un período máximo de dos años para acabar con las existencias del producto para que no pierdan y no carguen con los gastos de destrucción. En cambio, serán los usuarios, jornaleros agrícolas y comunidades los que corran los riesgos de intoxicación y contaminación mientras se agotan los inventarios.  En el 2012 se importaron un total de 435.5 ton procedentes de Israel y la India.

 

Ahora le toca a la Secretaria de Agricultura (SAGARPA) elaborar un programa de trabajo de promoción de alternativas al endosulfán dando prioridad a las alternativas agroecológicas como recomienda la sexta reunión del Convenio de Estocolmo en mayo del 2013.

 

Con México suman ya 93 los países en el mundo que hasta la fecha han prohibido o puesto fecha límite al uso del endosulfán, y esperemos que pronto lo hagan también los pocos países de América latina que faltan como Guatemala, Honduras y República Dominicana, entre otros.

 

Uso de endosulfán en Nicaragua

 

El Endosulfán es un veneno que mata ácaros, insectos chupadores, masticadores y barrenadores que afectan distintos cultivos, entre ellos el algodón, el café, la caña de azúcar, la papa, el tabaco, los arboles mederables y frutales.

 

Es un compuesto químico que se conoce como Compuesto Orgánico Persistente, es decir que una vez que se aplica permanece intacto en el ambiente durante años, se acumula en plantas y animales, se traslada en el agua a grandes distancias y se va como gas a la atmósfera.

 

En investigaciones realizadas en Nicaragua en los años 1996 y 1997 se encontró presente en tomates, lechugas y almejas. Por ser causante de intoxicaciones en labores agrícolas en el año 2008 el Ministerio de Agricultura y el MINSA, acordaron controlar su comercialización, por lo que solo está autorizado a ser usado en el cultivo del café.

 

El Endosulfán altera el funcionamiento normal del cuerpo y causa malformaciones en niños y niñas por nacer y se relaciona a la aparición del cáncer.

 

En Nicaragua el Endosulfán se comercializa con los nombres Thiodan, Thiodex, Thionex, Toxakil.

 

Relacionados