SIMAS

Sequía ha sido terrible

En la zona seca de Chinandega y Chontales los productores y agricultoras están preocupados con la sequía que se ha extendido ocasionando que los cultivos se pierdan agravando la situación económica de este sector y poniendo en peligro su seguridad alimentaria.

En Chinandega, la falta de lluvias en este invierno ha dejado pérdidas y desesperación a los pequeños y medianos productores. Ana Godoy vive en la comunidad de Potosí en la península de Cosigüina, en el municipio de El Viejo, y refiere que igual que sus vecinos hay desesperación. “”Dos manzanas de sandías se secaron y el (cultivo de) maíz perdido. Aquí hay temor que se genere una hambruna y robadera”, dijo.

Mariano Laguna, líder municipal de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG), reveló que han realizado recorridos en varias comunidades de Villanueva, Chinandega y El Viejo y que la gente está preocupada porque “no hay apoyo, no hay financiamiento, en la primera se sembró una parte, pero no sirvió, en la semana se estaba sembrando arroz en algunas comunidades del norte, pero en pleno polvazal”.

Un total de 7,500 manzanas de tierra estaban previstas a cultivarse de maíz en primera en Chinandega. Hasta ahora se conoce de 800 manzanas que se secaron por la falta de agua.

En Chontales

Pequeños productores del llamado Corredor Seco de Chontales, ubicados en la franja de Comalapa, San Francisco de Cuapa, Juigalpa y Acoyapa, aseguran que por el malísimo invierno no habrá cosecha de primera, pero albergan la esperanza de que las lluvias que se registran por un fenómeno tropical traigan “una canícula fresca”.

Según los productores, la llamada canícula, que inicia el próximo 15 de julio y culmina el 15 de agosto, generalmente es seca y frente al invierno que se ha manifestado irregularmente, bañando la zona seca solo con garugas, no les queda más que confiar en que “Dios no los desampare, Dios primero que la canícula sea fresca”, dijo Pedro Marín Amador, de Comalapa.

Marín dice haber sembrado una manzana de maíz y frijoles, “ahí estamos cuidando las matitas de este veranillo, el invierno ha sido malísimo, apuntó.

José Gonzalo Leiva Castillo cuenta con una finca en San Gabriel, sector de Las Banderas, “”sembramos ocho manzanas de maíz y frijoles, pero las plantitas quedaron chiquitas, lo perdimos todo, ahora será hasta la siembra de postrera en agosto, Dios primero que entonces sea buena. Del Gobierno no hemos tenido nada, nosotros por sí mismos le estamos haciendo capricho”, expresó este agricultor.

Nota ampliada en La Prensa

Relacionados