SIMAS

Gobiernos y sociedad centroamericana tendrán que seguir trabajando en el reconocimiento de la vulnerabilidad y necesidades de la región

El Acuerdo de París no es suficiente para hacer frente a la crisis climática que enfrentan las comunidades de Centroamérica. Así lo analizan miembros de la delegación de organizaciones, movimientos y redes agrlutinadas en el Foro Centroamérica Vulnerable ¡Unida por la Vida!, (FCAV-UV) y que participaron en la #COP21.

Según la delegación el acuerdo climático alcanzado en Paris el sábado 12 de diciembre no es lo suficientemente ambicioso para poder hacer frente a la crisis climática que enfrentan las comunidades de Centroamérica, en parte debido a que a nivel global se sigue retrasando las decisiones fuertes y ambiciosas, es decir que no habrán soluciones suficientes para las comunidades que sufren los efectos negativos de esta crisis.

A continuación le dejamos la evaluación de la delegación:

a. El acuerdo es legalmente vinculante, pero no así, los compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero establecidos en el mismo. El acuerdo entrará en vigencia a partir del 2020, después que al menos 55 partes, que representen al menos 55% de las emisiones globales, presenten los instrumentos que lo ratifican.

b. Si bien Centroamérica no logró ser reconocida explícitamente como región altamente vulnerable, en el preámbulo del acuerdo se reconocen las necesidades y circunstancias especiales de los países en desarrollo, especialmente aquellos “particularmente vulnerables ”. Los gobiernos y sociedad centroamericana tendrán que seguir trabajando en el reconocimiento de la vulnerabilidad y necesidades de la región.

c. Si bien, se menciona que se aspira a limitar el incremento de la temperatura global a 1.5°C, la meta global acordada sigue siendo los 2°C, que estaba acordada desde la COP16. A pesar de esta meta, los compromisos voluntarios de los países, anunciados hasta el momento, llevarían al planeta a un incremento promedio de 3.7°C y mayor para los trópicos, lo cual es inaceptable y sería catastrófico para el planeta.

d. En la sección de adaptación, se establece un "objetivo mundial relativo a la adaptación". Este objetivo, relacionado con la capacidad de adaptación, el fortalecimiento de la resiliencia y la reducción de la vulnerabilidad se identifica como un componente clave y hace una contribución a la respuesta mundial de largo plazo para proteger a las personas, los medios de vida y los ecosistemas ante los impactos del cambio climático. Además, se establece el reconocimiento de que la necesidad de adaptación está directamente relacionada a los esfuerzos de mitigación.

e. En cuanto a las pérdidas y daños, el hecho que el Acuerdo contemple un artículo exclusivo sobre el tema representa un avance. El Mecanismo Internacional de Varsovia sobre pérdidas y daños se integra en el Acuerdo de París y en las decisiones de la COP, con lo que se asegura el seguimiento del trabajo de este mecanismo.

f. La exclusión específica de “obligaciones o compensación” por pérdidas y daños resultado de efectos adversos del cambio climático, establecidas en las decisiones de la COP 21 es un vacío importante ya que esto era una demanda central de la región centroamericana y otros países en desarrollo, para avanzar en la demanda por justicia climática.

Podría interesarle: La Cumbre de París cierra un acuerdo histórico contra el cambio climático

Por todo lo anterior el FCAV-UV considera que en este momento, el acuerdo alcanzado si bien mantiene el sistema de negociaciones multilaterales, no es lo suficientemente ambicioso para poder hacer frente a la crisis climática. Estamos convencidos que mientras que a nivel global se sigan retrasando las decisiones fuertes y ambiciosas, en el nivel local las comunidades están en la búsqueda de soluciones innovadoras ante la crisis. Seguiremos comprometidos a trabajar con las comunidades vulnerables y al nivel nacional y local, a proponer políticas que apoyen a la adaptación local. París no es el fin último de nuestro actuar.

El Foro Centroamérica Vulnerable ¡Unida por la Vida! es una red de organizaciones de la región que tiene como misión de luchar frente a los impactos negativos del cambio climático en el marco de una agenda de desarrollo sustentable y contribuir a la construcción de un modelo que transita hacia el buen vivir. Está conformada por la Concertación Regional para la Gestión de Riesgos, el Consejo Indígena Centroamericano, la Campaña Mesoamericana de Justicia Climática, la Red SUSWATCH, la Alianza Nicaragüense ante el Cambio Climático y la Alianza Hondureña ante el Cambio Climático.

Lea: texto final en inglés del Acuerdo de Paris 2015

Relacionados