SIMAS

Familias se benefician por sus buenas prácticas ambientales

La familia de Elba Blandón, del municipio de La Dalia (Matagalpa) inició el año 2016 con pie derecho al lograr construir una cocina mejorada. Esto los llena de orgullo porque saben que de esta manera gastan menos leña y contribuyen con el medioambiente en su comunidad.

Al igual que la familia Blandón, 31 núcleos familiares más cuentan con sus cocinas mejoradas y además emprendieron la tarea de separar desechos orgánicos e inorgánicos, promover esta política de separación y motivar la siembra de árboles en sus comunidades.

Esta acciones son parte de los indicadores ambientales que cumplieron las familias al ser socios del proyecto PRO AMBIENTE que Nitlapan- UCA ejecuta en las comunidades del municipio de La Dalia con el auspicio de DANIDA. El programa recientemente entregó el tercer desembolso brindado a los comunitarios que cumplieron con los indicadores ambientales para proteger el medioambiente.

Doña Elba dice que recibir este incentivo fue un beneficio inesperado que les permitirá mejorar las condiciones de su parra de maracuyá, pues usará el dinero para comprar abono.“Es la primera vez que trabajo con financiamiento y es la primera vez que me dan un incentivo en reales entonces como no contaba con él voy a comprar abono para mejorar mi parra”, comparte Blandón.

Lester Iván Gutiérrez Leiva, habitante de la comunidad La Mora y propietario de la Pulpería Gutiérrez, destacó que el cumplir con las normativas de protección al medioambiente como reducir la contaminación de los desechos sólidos le ha permitido también ver mejoría en el entorno de su negocio y ha obtenido ingresos de la venta de materiales reciclables.

Apoyo

Familias del municipio de La Dalia (Matagalpa) F. cortesía

El proyecto PRO AMBIENTE “Derecho a la tierra y uso sostenible de los recursos naturales”, es un proyecto integral que incluye además de apoyo a emprendimientos agropecuarios y no agropecuarios, especial atención al desarrollo integral de las mujeres por medio del acceso a recursos, así como también el desarrollo de políticas inclusivas enmarcadas en la protección del Macizo Peñas Blancas, una de las siete zonas núcleos de la reserva de Biósfera Bosawas.

Elías Ramírez, coordinador del proyecto, manifestó que en este segundo año de ejecución se trata de incentivar los compromisos ambientales que han adquirido los beneficiarios una vez que los técnicos verifican las acciones que han desarrollado en sus comunidades.

“Las personas que ingresaban al proyecto establecieron indicadores ambientales que son acciones que tienen un impacto en la salud y la producción, así estas 31 personas (y familias) que recibieron los incentivos han cumplido con los criterios”, dijo Ramírez.

Manuel Jarquín, director del Programa de Emprendimiento y Desarrollo de Negocios de Nitlapan – UCA, manifestó que los incentivos son reembolsos de la mitad de los intereses pagados por los beneficiarios y que los montos oscilaron entre los 500 y cuatro mil 800 córdobas.

“Las cantidades que los beneficiarios reciben no es la misma porque es en base a los préstamos que se les hizo. Esta es la tercera entrega del año y faltarían potencialmente otras tres entregas de incentivos en el año 2016 y en 2017 entregar los incentivos de los créditos que se otorguen en el 2016”, finalizó Jarquín.

Relacionados