SIMAS

A propósito del Día mundial de la educación ambiental

La educación ambiental prioriza el despertar en la población, un sentido de identidad con la problemática ambiental tanto en el mundo como en su propia comunidad. Paralelamente pretende que se tome conciencia de la interacción entre el ambiente y el ser humano buscando promover una relación armónica entre el medio natural y las actividades humanas a través del desarrollo sustentable.

Este 26 de enero se conmemora el día mundial de la educación ambiental, que tiene como principio elemental el que se aprendan las interrelaciones de la Naturaleza desde todo punto de vista, para una comprensión que permita atender la inserción del ser humano en la misma, intentando preservar lo más posible un medioambiente viable para las generaciones venideras.

Historia

El tema fue adquiriendo cuerpo primero en la educación de los países nórdicos particularmente, poco más adelante en las grandes potencias –pese a su responsabilidad contaminante- y por fin las Naciones Unidas le dieron forma a los principios de la Educación Ambiental y se resolvió instituir el día 26 de enero de cada año para que las comunidades reflexionen y difundan principios básicos para educar en la preservación de la Tierra.

El Día Mundial de la Educación Ambiental, surgió así en 1975, cuando se celebró en Belgrado (entonces Yugoeslavia y actual República Serbia) el Seminario Internacional de Educación Ambiental, del que participaron expertos de más de 70 naciones, los que sentaron los principios de la Educación Ambiental en el marco de los programas de la Organización de Naciones Unidad (ONU).

En este proceso se toma la conciencia, conocimientos y actitud como componentes básicos de una educación ambiental que abra en quienes heredarán la Tierra la suficiente capacidad de evaluación y resolución de problemas, como para preservar en condiciones de aprovechamiento y usufructo al planeta.

A nivel docente se busca un enfoque interdisciplinario, que de lo particular a lo general, de a los estudiantes idea de condiciones ambientales locales, nacionales y globales, permitiendo tomar conciencia de situación que facilite actuar en consecuencia.

En detalle

Con la educación ambienta se trata de ayudar a las personas y a los grupos sociales a que adquieran mayor sensibilidad y conciencia sobre el cuidado del medioambiente, creando soluciones viables para el mantenimiento óptimo del mismo.

1. Conocimientos: Ayudar a las personas y a los grupos sociales a adquirir una comprensión básica del medio ambiente en su totalidad, de los problemas conexos y de la presencia y función de la humanidad en él, lo que entraña una responsabilidad crítica.

2. Actitudes: Ayudar a las personas y a los grupos sociales a adquirir valores sociales y un profundo interés por el medio ambiente.

3. Aptitudes: Ayudar a las personas y a los grupos sociales a adquirir las habilidades necesarias para resolver los problemas ambientales.

4. Capacidad de evaluación: Ayudar a las personas y a los grupos sociales a evaluar las medidas y los programas de educación ambiental en función de los factores ecológicos, políticos, sociales, estéticos y educativos.

Esto se traduce en desarrollar actitudes responsables en relación con la protección al ambiente, adquirir hábitos y costumbres acordes con una apropiación cuidadosa de los recursos de uso cotidiano y los medios de transporte y conocer la labor de las principales organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, nacionales e internacionales, comprometidas con la problemática ambiental mundial.

Además se trata de distinguir las causas que alteran el ambiente, identificar la interacción entre los factores naturales y la intervención humana, así como reconocer la importancia del impacto que ejercen los diferentes modelos económicos en el ambiente.

 

Relacionados