SIMAS

Agricultor apostó por el huerto tres en uno

Como el solar de la casa estaba poco aprovechado, Evin Martínez, egresado de la Escuela de Promotoría Agroecológica dirigida por el Servicio de Información Mesoamericano sobre Agricultura Sostenible (Simas), se le metió entre ceja y ceja buscar sacarle el jugo. Así tomó la decisión de echar andar un huerto tres en uno.

El joven agricultor ha destinado el área de tres tareas para innovar con las ideas y prácticas agrecológicas que le daban vueltas y vueltas en su cabeza. Sobre cómo cuaja su plan de siembra, combina y acomoda cada componente, Evin desde Yale No 2, en el municipio El Tuma - La Dalia (Matagalpa), comparte estos criterios: “Voy a trabajar con un proyecto de innovación en un sistema agroecológico diferente. Mi reto es implementar varias prácticas en hortalizas, frutales y cultivos de parra”.

Foto Simas / Roberto Vallecillo
Foto Simas / Roberto Vallecillo

Establecer un huerto familiar, de hortalizas o de frutales, al inicio requiere de mucho trabajo por la limpieza de piedras, del monte, de basura, preparar aboneras, hacer almácigos, viveros y construir eras o bancos porque algunos cultivos lo necesitan como la zanahoria, la cebolla y el repollo. En cambio el ayote, el pipián, el chayote, la granadilla, la berenjena o el frijol de vara exigen menos trabajo porque se plantan por golpe de siembra.

Las ideas y prácticas

Elvin comparte que el propósito de su innovación es “montar un buen plan de asocio de frutales de arbusto con árboles. El plan es acomodar una mata de papaya en cada surco de cítricos que están en huaca, seguido y a la par, va un banco con hortalizas, después va una espaldera de granadilla, le sigue otro banco con hortalizas, después sigue otra hilera de cítricos intercalados con papayas”.

La planificación para este innovador le permite ir trabajando sobre la marcha de lo cultivado. “Como los árboles frutales van creciendo lento aprovecho el espacio de las calles y entre plantas, para asociar con otros cultivos que cosechas en pocos meses. A los cinco años los frutales van a cerrar calle y abarcarán el área de los bancales o eras,. Entonces muy a mi pesar voy a dejar sólo frutales, pero no lo voy a dejar su gusto, porque voy dándole forma con las podas”, compartió.

Foto Simas / Roberto Vallecillo
Foto Simas / Roberto Vallecillo

Como todo un experto Evin Martínez reflexiona: “Un huerto necesita de un cerco para evitar el daño de los animales, sobre todo de gallinas y cerdos, pero la clave principal para enfrentar tropiezos y tener éxito es dominar los conocimientos básicos para manejar los cultivos nuevos y puedan ponerse en práctica sin dificultad”.

Los insectos son tan necesarios como peligrosos para las plantas. Una táctica del innovador Evin Martínez para evitar los dañinos es sembrar plantas repelentes.

En este grupo sobresalen casi todas las de flores azules o lilitas y las aromáticas

como el romero y la albahaca, que por sus olores atraen a insectos benéficos que mantienen a raya a las plagas de las raíces, hojas, flores y frutos del huerto.

Relacionados