SIMAS

El control de la broca sin recurrir a venenos

“La clave es planificar un buen manejo preventivo, nada debe improvisarse porque el cafeto es una planta perenne que con un manejo eficiente alcanza una vida útil de 25 años”, aconseja el ingeniero Luis A. Osorio, especialista del Consejo Nacional del Café (Conacafe), quien señala algunos factores negativos que hacen que una enfermedad tan virulenta como la roya o el ataque de la broca destruyan fácilmente la economía de una región.

La broca, aunque diminuta, como del tamaño de la cabeza de un alfiler, es uno de los mayores dolores de cabeza de los cafetaleros. Este chocorroncito tiene un largo nombre científico Hypothenemus hampei Ferr y poca gente sabe que es la hembra la que inicia el daño por su capacidad de volar. Ella preñada perfora el fruto de café para hacer galerías que sirven de cuna a sus huevos. De ellos salen unas larvitas o gusanitos que al nacer encuentran la comida dentro del fruto, muy cerca de su boca.

ingeniero Luis A. Osorio, especialista del Conacafe

En unos 42 días se desarrollan en adultos listos para volver a empezar el cuento. De ahí que no hay que bajar la guardia después de pasada la temporada del corte de café. “El manejo de postcosecha se inicia a lo inmediato después de haber colectado el último grano, incluyendo los del suelo o pepena para evitar la reproducción de la broca, que por un descuido es tan agresiva como la roya”, subraya el ingeniero Osorio.

En la planta de café y en el suelo quedan algunos frutos que si no les pone atención de recolectarla, siempre le mantendrán comida a la plaga. La broca ahí se está, mantenida en la humedad bajo la sombra, protegida por la maleza o el monte en espera de que pinte el nuevo grano. Esta espera es su punto débil y es el momento de combatirla.

Podría interesarle: Guacal "Un salto cualitativo en la caficultura frente a la Roya"

En este aspecto Wiliam Urroz, que tiene ya más de 30 años de combatir plagas en diferentes cultivos, da seis recomendaciones alternativas de manejo preventivo en los cafetales sin recurrir a la aplicación de venenos, insecticida (Endosulfán) o plaguicidas , ni llegar a necesitarlos.

Foto Roberto Vallecillo/Simas

1. La repela y pepena de los granos

“Hágalas en enero, febrero, marzo y en noviembre y diciembre. Los frutos recogidos picados de broca hiérvalos por 15 minutos para matar la plaga y sacar su cafecito...”

2. Las trampas

“Hay unos sebos para capturar brocas adultas, hechos a base de café maduro molido en crudo y desbaratado en guaro. Por cada 20 libras agregue 20 litros de licor. Después cuele y guárdelo en pichingas para ir ocupando el sebo según la revisión de las trampas. No lo embodegue por más de tres meses. Las trampas se colocan en cualquier traste plástico protegidos del sol con un paragüita hechizo y en la parte media de la mata. Por cada trampa necesitará la medida de tres vasitos zepoleros. En total ocupa litro y medio de mezcla para poner 15 trampas que cubren una manzana”.

“...Colóquelas en la parte media del cafeto y al costado opuesto de donde pega el viento. Revise las trampas cada cinco días y quite las brocas capturadas. La mejor época para ponerlas es entre enero y marzo...”.

3. Manejo del beneficio

“Es recomendado hacer el beneficio del café por separado según sea el lote de donde viene. No mezcle granos de lotes sanos con cosecha que viene infectada de broca. Durante el oreado y después del beneficiado pase los granos brocados por agua hirviendo durante cinco minutos...”.

4. La poda, desrames y chapias

“Pode los palos de café, que lo necesitan, entre febrero y abril. Desrame los árboles de sombra para que penetre más el sol y pase el viento. No deje ramas muy bajas en los árboles de sombra, al contrario, trate de elevar la copa para que quede un sombreado parejo. Los meses más indicados para desramar son mayo y junio. Las chapias o control de malezas hágalas entre mayo y septiembre...”

5. El graniteo

“No es otra cosa que espulgar o cortar los primeros frutos que nacen de las floraciones locas, sobre todo de los lotes atacados por brocas. Estos cortes prematuros de frutos tiene que hacerlos entre abril y julio...”.

6. El control con enemigos naturales

Broca o Hypothenemus hampei Ferr.

“Entre los más comunes están la cochinilla y las avispas, que pueden ser criados por plagueros para tener mayor control de broca. Pero para mí son el tiro de gracia: la producción de un hongo llamado Beauveria bassiana y la liberación de una avispita parasitoide de la broca de nombre Cephalonomia stephanoderis. De estas avispitas quiero hablarles porque son aguerridas con la broca y además su crianza es barata”.

“...Estas Cephalonomias son parásitos que se alimentan de las larvas y pupas de la broca. Lo mejor de todo es que el tiempo que tarda desde que revienta del huevo hasta que se hace una avispita adulta, es de 22 días...”.

“...Su táctica de combate consiste en meterse por los túneles, canales o galerías hechas por la broca en los frutos de café y no para hasta que encuentra larvas. Entonces se adueña del fruto de café y no deja entrar ni salir a nadie. Después se dedica a la tarea de ir poniendo un huevo en cada larva o pupa. A los cinco días revienta la larva de la avispita que empieza a alimentarse de la broca. La va matando al suave. Ya a los diez días se envuelve en un capullo para salir transformada en una avispita Cephalonomia adulta...”.

“...Para reproducir estas Cephalonomias yo hecho en un frasco 100 granos de café atacados de broca y las 100 avispitas. El frasco se tapa con una tela gruesa para que les entre aire y no se asfixien. A los 22 días ya se han reproducido y las paso a una caja de cría. Como todo insecto es atraído por la luz, yo les pongo una bujía para que salgan del frasco y se reúnan en estos vasitos...”.

“...Con este sistema recolecto diario diez mil avispitas. Entonces con un pincel y muy suavemente hago grupos de cien hasta completar dos mil para echarlas de nuevo en frascos con cien granos infectados de broca y seguirlas reproduciendo mi pie de cría. La otra parte, las ocho mil, las libero en el cafetal. Por cada manzana necesito liberar cinco mil avispitas por la mañana o entre las tres a cinco de la tarde. Nunca libero cuando está lloviendo ni donde se ha fumigado químicos...”.

 

Relacionados