SIMAS

Los bosques son fundamentales en la lucha contra el cambio climático

Tomado de El País

Es justo afirmar que la mayoría de las personas son conscientes de que la tala de los bosques es un factor importante en el cambio climático. Y también de que la conservación y el uso sostenible de los bosques del mundo contribuirán significativamente a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El Acuerdo de París, adoptado por 195 partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático a finales del año pasado, fue un punto de partida importante al reconocer que los bosques son fundamentales en la lucha contra el cambio climático.

Podría interesarle: Los bosques de El Castillo en Nicaragua

Esto es así, en parte, porque actúan como sumidero de carbono, almacenando los gases de efecto invernadero en su biomasa, la hojarasca y los suelos. Pero también se debe a que la deforestación y la degradación de los bosques son responsables de entre el 10% y el 12% de todas esas emisiones. Es decir, junto con la agricultura, son la segunda causa principal del calentamiento del planeta.

Las reacciones de algunos países han sido alentadoras. Por ejemplo, Congo, Gabón, Indonesia, Kenia, Malasia, México y Corea del Sur se han comprometido a reducir las emisiones más de un 25% de los niveles habituales de las actividades.

En algunos casos incluso están dispuestos a asumir un mayor porcentaje si se les ofrece apoyo en forma de transferencias de tecnología y otros recursos. Es revelador que más del 70% de las promesas voluntarias realizadas hasta la fecha para apoyar el Acuerdo de París incluyan acciones relacionadas con los bosques.

Reducción dióxido de carbono

Los científicos reconocen que una gestión racional de los bosques y de la cubierta forestal contribuiría a combatir el cambio climático. Para dar una idea, 123 plantones de árboles cultivados durante 10 años pueden secuestrar el carbono emitido por un año de conducción de un coche.

La adopción de estrategias forestales sostenibles es especialmente importante para los países en desarrollo, dado que los mayores volúmenes de emisiones de carbono de los bosques se producen en el hemisferio Sur. Esto se debe principalmente a la tala de los bosques tropicales para dar espacio a la agricultura y obtener ingresos procedentes de la explotación forestal.

Costa Rica aspira a lograr una tasa de emisiones per cápita cero en 2021. Es una ambición extraordinaria si se considera que no hace tanto Costa Rica cortaba tantos árboles que en pocos decenios pasó de tener 75% del territorio cubierto por bosques a solo el 21%. Con un cambio radical, se tomaron medidas enérgicas contra la explotación ilegal de madera y se introdujeron la ordenación forestal sostenible, el turismo ecológico en los bosques naturales, la restauración de los grandes bosques naturales y las plantaciones de nuevos árboles para madera.

Lea reporte completo

Cada día crece la idea de la reforestación, para ello es importante crear bancos de árboles de especies nativas. Foto Wendy Quintero

 

Relacionados