SIMAS

¿Por qué la tierra no se está heredando en vida?

Cuando fallece un padre, la forma más común de heredar es el traspaso de las tierras a los hijos pero sin dejar testamento escrito. El Proyecto “Tierra para las Mujeres, Oportunidades para la Vida” coordinado por la Asociación Octupan en Condega, exploró la respuesta a esta pregunta por medio de un diagnóstico sobre el derecho a la tierra en zonas rurales de Nicaragua con vulnerabilidad alta: Tuma-La Dalia, Quilalí, Jalapa y Palcagüina

El punto de vista legal de la herencia

La herencia es un acto mediante el cual los propietarios deciden transferir sus propiedades o patrimonio a los hijos, hijas o a otras personas que ellos designan como sus herederos. Desde el punto de vista legal la herencia sólo ocurre, cuando el dueño de los bienes deja expresada por escrito su voluntad acerca de cómo hay que repartir sus bienes entre sus herederos; otra forma legal de la herencia, aunque más compleja, se da cuando la persona fallece sin hacer testamento y sus familiares realizan los trámites legales ante un juez para la partición de los bienes entre los herederos y herederas.

De acuerdo a este diagnóstico, la herencia en vida es una práctica que se da en ciertos casos en los municipios Tuma-La Dalia y Quilalí con las fincas de mayor tamaño. Son pocos los casos en que los padres dejan un testamento escrito, lo cual constituye una fuente de problemas administrativos y conflictos familiares. Algunos padres ceden las tierras a sus hijos a medida que se van independizando; pero sin ningún documento legal que soporte la herencia. Otras situaciones encontradas es el de familias que no tienen ninguna tierra para heredar o bien dejan la herencia solo a una parte de los hijos, excluyendo sobre todo a las mujeres.

Diversidad en la parcela
Foto: Roberto Vallecillo Sevila.

Razones de los padres en relación a la herencia

A criterio de los participantes en los grupos focales existen varias razones por los cuales los padres no quieren heredar en vida por:

  • Temor a crear inconformidad entre los hijos, porque los criterios para dar la herencia no son equitativos entre todos los miembros de la familia, ni entre hombres y mujeres.
  • A criterio de un padre, un hijo puede tener más derecho sobre los bienes, según el esfuerzo que él ha invertido para levantar el patrimonio de la familia.
  • Otro criterio es el acuerdo implícito o explícito entre padre e hijo, de quién asumirá la responsabilidad de cuidar a los padres, cuando ellos ya no puedan mantenerse por ellos mismos; ese hijo merece más herencia: “a éste le dejo más, porque es el que me va a enterrar”.
  • Las hijas mujeres generalmente no reciben herencia, o la reciben en menos proporción, o no reciben tierras. Hay padres que heredan a las hijas mujeres con otro tipo de bienes, que no son tierras, por ejemplo la casa en el pueblo, ganado o dinero en efectivo,
  • Otra razón es el temor de ver destruirse su patrimonio: “no heredo, porque no quiero ver que mi hijo vende lo que yo conseguí con mucho sacrificio”.
  • La incertidumbre; porque al dividir su propiedad en parcelas, como no desea cambiar su forma de producir, teme que disminuyan sus ingresos y se deterioren las condiciones de vida de las que dispone en la actualidad. Su interés es retener a los hijos para seguir trabajando en la finca. En este sentido, hay padres que ceden espacios para que sus hijos trabajen una parte de forma independiente; pero, a la vez los condicionan para que les sigan ayudando. Esta situación se pudo apreciar en Jalapa y de hecho constituye una forma de arrendamiento, porque el pago es con trabajo, en vez de dinero o especie.

En Quilalí se encontraron situaciones de tierras que no tienen la misma calidad, lo cual hace más difícil hacer la repartición, a esto se agrega la dificultad para dialogar y llegar a acuerdos con los hijos acerca de cuánto repartir y cómo repartir. La estrategia que siguieron fue asignar un valor a la tierra y en base a este valor, hacer la distribución: si un hijo quiere tierra en el llano, que tiene más valor, recibe una área menor, y al que le toca tierra en ladera recibe un área más grande, porque el precio de esta tierra es menor.

Tierra adentro
Foto: Pascal Chaput.

Las consecuencias de no hacer el testamento en vida

  • Fuga de los jóvenes de la comunidad porque una gran parte emigra a Costa Rica, El Salvador y Guatemala, o bien se trasladan a la frontera agrícola o a la ciudad.
  • Las fincas familiares y la comunidad pierden potencial de desarrollo, ya que los jóvenes son motor de cambio, son más abiertos a las innovaciones técnicas, están más dispuestos a experimentar y tomar riesgos.
  • Se reduce la capacidad productiva porque a medida que envejecen los dueños y los hijos abandonan la producción en la finca familiar que se mantiene sin fraccionarse, la propiedad se vuelve más extensiva en trabajo y disminuye la producción, tal como expresó uno de los jóvenes del grupo focal: “Por eso vemos que las fincas de nuestros padres, en muchos casos, ya no son las mismas fincas productivas, se van descapitalizando gradualmente”.
  • Es una fuente de conflictos entre familiares, porque al morir el padre se disputan los bienes dejados a la deriva. Los hijos que se quedan esperando la herencia, están obligados a resistir sin tener muchas oportunidades de aprovechar su juventud para mejorar sus condiciones de vida y de su familia.
  • Se pierde oportunidades de inversiones a largo plazo; un hijo que se queda en la finca del padre, aun cuando acceda a tierra temporalmente, no invierte a largo plazo, porque no está seguro de qué parte de la finca le corresponderá; casos de Jalapa muestran que cuando los hijos reciben mediante una forma segura la parte de la herencia que les corresponde, invierten en cultivos de largo plazo, como el café.

La oportuna entrega de la tierra en herencia a las nuevas generaciones favorece a la reactivación y modernización del sector agropecuario; así mismo contribuye a la capitalización de la empresa familiar y la instalación de los nuevos agricultores, que por su juventud tienen mayores aspiraciones y nuevas ideas por emprender, y que por estar más familiarizados con los nuevos contextos económicos, sociales y técnicos están más abiertos a los cambios tecnológicos en el sector. En este sentido, la entrega de tierra a jóvenes emprendedores y respetuosos del ambiente es un factor significativo para modernizar y producir de manera más eficiente en armonía con el medio ambiente.

Una intervención de acceso a tierra a través de la herencia debe apuntar a:

Burros
Foto: Pascal Chaput
  • Dar más seguridad a las hijas y los hijos en edad de independizarse, esto implica buscar arreglos con los padres para que cedan partes de la finca, donde puedan desarrollar sus propias actividades con ciertas garantías de seguridad, con autonomía en las decisiones y obviamente con responsabilidad de cumplir las condiciones y acuerdos con los padres como requisito para poder trabajar por cuenta propia la tierra.
  • Disminuir el riesgo de conflictos familiares por cuestiones de herencia. Cuando los padres llegan a acuerdos con las y los hijos, antes de hacer la entrega definitiva de la tierra, es muy probable que los conflictos futuros disminuyan; los acuerdos de herencia o cesión de tierra a los hijos y las hijas, aunque la entrega de la propiedad no sea definitiva, pueden incentivar a que los nuevos poseedores hagan inversiones, sientan mayor compromiso con la conservación y mejora de sus tierras, y por tanto disminuya la presión futura.
  • Frenar la fuga de recursos jóvenes de las fincas familiares, y por tanto de las comunidades en donde el proyecto estará interviniendo.

El roll de las organizaciones sobre el acceso a tierras

Las organizaciones pueden contribuir a mejorar las condiciones de la herencia respaldando procesos de reflexión sobre los problemas que se derivan de no hacer testamento en vida. Otro eje de análisis que pueden promover, se refiere a los beneficios de garantizar acceso seguro y equitativo a la tierra a las hijas y los hijos que desean dedicarse a las actividades agropecuarias a fin de mejorar su nivel de vida y contribuir al desarrollo de la comunidad. También es ilustrativo, analizar los conflictos y los efectos negativos de no hacer el testamento en vida ni llegar a ningún tipo de acuerdos oportunos sobre la herencia en términos de innovación técnica, desarrollo de la economía familiar y de la comunidad.

Un importante rol que juegan las organizaciones en relación a la herencia es el apoyo a las familias que quieren llegar a arreglos de preherencia, fomentando el uso de acuerdos por escrito entre las partes. Un buen acuerdo escrito protege los derechos de las partes; por ejemplo, el padre no quiere que su hijo venda la propiedad y lo deje sin bienes; el hijo que busca acceso a la tierra, quiere tener seguridad de que su padre no lo va a expulsar de la tierra. Los acuerdos relativos a la herencia también sirven para que las familias hagan esfuerzos para invertir a largo plazo, por ejemplo, en la siembra de café o cacao. Este es el caso de jóvenes que desean tener estabilidad, negociando previamente con los padres el acceso a un parte de la finca con el fin de invertir, ya que las inversiones a largo plazo son una forma de echar raíces en la tierra y apropiarse de un proyecto de desarrollo agropecuario.

Mujer abono
Foto: Roberto Vallecillo Sevilla

Estrategias que implementan las organizaciones del Proyecto:

  • Completar procesos de legalización de la herencia, una vez que los familiares llegan a un acuerdo, ya se trate de un testamento o una declaratoria de herederos, o por otros medios legales.
  • Acuerdos de usufructo que garanticen la seguridad en el acceso a la tierra, facilitando la negociación entre familiares que en hacerlo de forma voluntaria, o bien creando incentivos para fomentar este tipo de acuerdos.
  • Sensibilizar sobre el tema de herencia a las familias con talleres de reflexión.
  • Aplicar incentivos innovadores para los jóvenes que desean dedicarse a la producción agropecuaria, mediante la negociación del acceso a una parte de la finca familiar en usufructo; por ejemplo, un fondo de inversiones para jóvenes a condición de que negocien con sus padres el usufructo de su parte de la herencia y presenten documentos escritos con los acuerdos.

¿Cuál es el procedimientos para llevar a la práctica estas estrategias?

  • Reuniones entre el heredero y el donador con el fin de explicarles el procedimiento legal y los trámites correspondientes.
  • Carta del beneficiario al Consejo de Administración y con la firma del donante, solicitando los trámites de herencia/donación.
  • Revisión y trámite de la documentación legal por un abogado, para implementar el mecanismo, llenado de la solicitud de crédito, aval del Comité de Crédito de aprobación de la solicitud, formalización del crédito a nombre del beneficiario(a), y garantía.

El Proyecto es llevado a cabo en los departamentos de Nueva Segovia, Matagalpa y Madriz, por las organizaciones socias de Trocaire: la Asociación para la Diversificación y Desarrollo Agrícola Comunal (ADDAC) en El Tuma-La Dalia, Matagalpa, la Cooperativa de Ahorros y Créditos “Orfilia Vázquez” (COACOV) en Nueva Segovia, la Asociación Octupan (OCTUPAN) en Palacagüina, Madriz, y la Unión de Cooperativas de Productores y Agricultores de Quilalí (UGAQ) en Quilalí, Nueva Segovia.

Relacionados