SIMAS

Dé en el clavo en “tiempo muerto”, construya obras de conservación de suelos

Una manera de detener el deterioro de los recursos como el suelo, el agua y la vida microbiana con métodos apropiados del manejo de la tierra, es la construcción de las obras de conservación. Este es el primer paso para ir apoderándose de la seguridad alimentaria, de preservar los medios de vida y aumentar la producción en los cultivos y la ganadería.

 

 


 

Escuela de Promotoría Agroeclológica,
Somotillo. Chinandega. Foto: Roberto Vallecillo.

Por dónde dar el primer paso

  1. Construcción del aparato “A”
  2. Trazado de curvas a nivel.
  3. Establecimiento de barreras vivas.
  4. Acequias o zanjas a nivel para captar agua.
  5. Acequias o zanjas a desnivel para drenar el exceso de agua de lluvia.
  6. Barreras muertas de piedra para controlar la erosión.
  7. Diques de piedra y postes para eliminar cárcavas.
  8. Formación de miniterrazas para reducir la erosión.
  9. Obras físicas para cosechar agua de lluvia.

Cuando se averigua el porcentaje de pendiente promedio de la parcela, ¿de qué sirve? Pues, según la pendiente, primero se trazan las curvas a nivel y después, se construyen las obras de conservación. Entre mayor pendiente, más cerca tendrán que estar. Se empiezan a tirar las curvas desde arriba trazando la línea madre y después, para después construir las obras de conservación de suelos y agua, siempre empezando desde arriba. No se trazan más curvas a nivel que el número de bordos o camellones, acequias, barreras, zanjas de infiltración o terrazas que se pueda construir entre dos ciclos de siembras.

 

Tabla pendiente

El tipo obra según el porcentaje de pendiente

Cuando el desnivel del terreno es menor del 8%, basta con construir bordos o camellones siguiendo las curvas a nivel. Ya con 30% de pendiente y el terreno es predregoso, se aprovecha para construir cordones o muros de piedra. Si el terreno tiene una inclinación mayor del 40%, es necesario construir terrazas. Las hay de dos tipos: unas son en fajas y otras son solas o individuales, de forma circulares.

La acequia o zanja de infiltración es una zanja que sigue una curva a nivel para que el agua no corra hacia una punta de la zanja sino que se empoce y se infiltre. Además, cada 5 a 8 metros a lo largo de la zanja, se construyen unos pequeños muros de tierra para atrapar el agua y ayudar a su infiltración. La construcción de las acequias representa mucho trabajo. Por ejemplo, en una parcela de una manzana, con una pendiente de 30%, se van a necesitar en total 850 metros de acequias.

Para una acequia o zanjas el único costo, fuera de la mano de obra, es el conjunto de herramientas (coba, pala, piocha y barra) por unos U$ 45. Para las cercas vivas, son las plantas o semillas de los cultivos que se van a sembrar siguiendo una curva a nivel (o al lado de la acequia). El costo del las plantas de vetiver o valeriana sembradas a 15 centímetros a “tres bolillos” es de U$ 3.30 por cada 10 metros lineales de barrera viva. En un metro lineal de acequia, alcanza el equivalente de un barril de agua de lluvia. Si la pendiente es mayor del 35%, es mejor construir terrazas en lugar de acequias. Incluso si la pendiente es mayor de 50%, la parcela no es apta para la agricultura y es más recomendable sembrar árboles frutales, energéticos o maderables.

 

Don José Luis Mejía, comunidad de Imire
del municipio de San José de Cusmapa, Madriz.

En los terrenos muy pedregosos y con pendiente superior a 30 %, construir barreras muertas con piedras es una buena opción para evitar que el agua de lluvia se lleve la tierra y a la vez limpiar el terreno de tantas piedras que no permiten sembrar.

La barrera viva es una obra para retener la tierra usando plantas sembradas en contorno o sea siguiendo una curva a nivel. Las plantas deben tener un sistema radicular bien desarrollado para amarrar la tierra, estar sembradas muy seguidas y tener alguna utilidad extra como ser plantas medicinales, plantas repelentes, producir alimentos. Están el zacate limón o valeriana, piña o piñuela.

Las terrazas individuales para su construcción y buen funcionamiento requieren de otras buenas prácticas como establecerlas en curvas a nivel, sembrar a tres bolillos, cercar el terreno, construir otras obras de conservación de suelo y agua como las zanjas de infiltración y cercas vivas.

Si quiere saber más sobre el tema, descargue los link: 

  • infoagro.net/programas/ambiente/pages/agricultura/herramientas/3.pdf
  • http://www.fao.org/3/a-as431s.pdf
  • http://www.fhia.org.hn/dowloads/guia_conservacion_de_suelos.pdf
Relacionados