SIMAS

El Agua es una Mujer

Encontrar maneras más justas de vivir para construir relaciones equitativas entre mujeres y hombres tanto en la familia y la comunidad como en nuestra sociedad nicaragüense, en esta conmemoración del Día Internacional de la Mujer, por respeto a su lucha por la igualdad de derechos y de oportunidades, debe iniciarse con una mirada hacia adentro, revisando cómo somos y cómo nos tratamos, reconociendo nuestros miedos, superando la violencia, la sumisión y el irrespeto. Para promover relaciones más justas es necesario ponerse en el lugar de la otra persona, de la pareja, de vivirlo, sentirlo para comprender las injusticias vividas que son el pan nuestro de cada día.

CAPS Los Ébanos

“A esta búsqueda por mejorar las relaciones, educarse, formarse y reflexionar, se le llama equidad de género. A muchas personas no les gusta mucho la palabra “género” porque la asocian con maneras equivocadas de confrontar puntos de vistas o de estar en contra de sus propias creencias y costumbres, pero no es así. Se trata de identificar las desigualdades entre mujeres y hombres o de ver la falta de equidad que existe entre mujeres y hombres” publica la licenciada Brenda Alaníz en el manual “Acortar las brechas de género en la gestión comunitaria del agua”. Esta guía de estudio es parte de los siete módulos de capacitación contemplado por el proyecto Tecnología para la Gestión Sostenible del Recurso Hídrico, ejecutado por el Servicio de Información Mesoamericano sobre Agricultura Sostenible (SIMAS) con fondos de Asociación Cambio para los Niños (CFCA) y Asuntos Globales de Canadá (GAC).

Teófila Caps El Recreo

Acentúa la licenciada Alaníz que, “que esta conmemoración del 8 de marzo, debe representar un compromiso social bajo el enfoque de que, esta igualdad de género represente esa búsqueda por la igualdad de derechos y de oportunidades tanto para las mujeres, como para los hombres. Un ejemplo claro es cuando en una asamblea comunitaria, se proponen candidaturas al cargo de presidente a personas por sus capacidades, disposición y voluntariedad, sin importar el sexo. Para lograr estos cambios es necesario que las mujeres participen, que tengan acceso a recursos y beneficios de los proyectos por igual, que se capaciten en temas productivos, de salud, que estudien un oficio o profesión con libertad plena, al igual que los hombres. Al ir alcanzando esta igualdad, las mujeres superarán las desventajas y acortarán la brecha...”.

Caps Sn Benito Los Remedios

En estos últimos 20 años, estudios realizados sobre las desigualdades entre mujeres y hombres concluyen que, la inclusión de las mujeres en todo lo relacionado con el agua en los Comités de Agua Potable y Saneamiento (CAPS) sigue siendo poca o limitada. Los CAPS vienen mejorando mucho en asuntos de liderazgo, de transparencia y sostenibilidad de los sistemas de servicio de agua; sin embargo, existen algunos municipios y comunidades que requieren mayor conocimiento, sensibilización en este tema y mayor apoyo a las mujeres para empoderarse como personas y tomar decisiones importantes en los comités.

Caps Calle Real

Al realizar un análisis de género en la gestión del agua, lleva a preguntarnos: ¿quién participa?, ¿quién tiene el poder?, ¿quién toma las decisiones? ¿en qué medida? Porque solo teniendo claras las causas de las brechas entre mujeres y hombres en la participación comunitaria, especialmente en el uso y manejo del agua, se podrá avanzar hacia propuestas y prácticas respetuosas que ayuden a relacionarse con equidad. Entonces el analizar la gestión del agua desde un enfoque de género, significa revisar las tareas y responsabilidades, tanto de mujeres como de hombres, en la satisfacción de la demanda sobre el uso del recurso hídrico, en cantidad y calidad, pero también, es reconocer sus conocimientos, habilidades y capacidades.

Comunidad Juan José Briceño