SIMAS

No tener agua, es como no tener tierra

Si bien las tres reglas difundidas para cada día 5 de junio “Día Mundial del Medio Ambiente” fueron las de reducir, reciclar y reutilizar, para este año las Naciones Unidas propone una nueva regla con el lema de este día: Reimagina, recrea, restaura. Nada mejor que este caso de don Cipriano para encontrar un camino por dónde empezar. Se trata de que el agua en los cerros de Palacagüina es escasa y el verano es muy seco en la mayor parte de Madriz; sólo las chicharras cantan alegres.

Obras de conservación de suelo
barreras muertas de piedras del lugar. Foto: Roberto Vallecillo S.

En la comunidad de El Jocote, ni se les pasa por la cabeza soñar con un pozo. El problema es tan serio, que para don Cipriano Damián González Florian, no tener agua es como no tener tierra. Así, don Cipriano en sus dos parcelas de casi dos manzanas, por la necesidad del alimento ha luchado y trabajado duro, hasta que dio con el clavo. Echó manos de más de cinco técnicas y obras de conservación de suelo y agua, perseveró y vean lo que ha logrado: “Conseguí producir con la humedad del suelo. Primero tracé curvas a nivel, luego hice las barreras vivas, después cavé zanjas para recoger el agua, le siguió la siembra de abonos verdes.

pozas de agua
Poza de agua. Foto: Ana Lucía Lorío Berríos.

Después de cada cosecha incorporé rastrojos de mi parcela y de otras y cada año roto los cultivos. Todo esto suena fácil pero no es así. Este trabajo lo vengo haciendo desde hace 12 años; el cambio no lo ví ahí no más. Ahora es que estoy cosechando los frutos, en pleno verano: Tengo piñas, algo de yuca, camote, papaya y caña. Le voy a dibujar mi parcela para que vea cómo está acomodado todo. Primero están los trazos de las curvas a nivel”.

El trazado de las curvas a nivel son líneas atravesada a la pendiente, en la que todos los puntos están alineados al mismo nivel. Sobre una curva a nivel se construyen las barreras vivas y muertas, las acequias. Entre más inclinado es el terreno, hay que trazar las curvas más cerca una de otra.

“Sobre las curvas a nivel hice las barreras vivas, de valeriana para que amarre bien el suelo, y evitar que el agua lo arrastre. Tengo cinco barreras vivas atravesando mi terreno que tiene un ancho de 50 varas, entonces las cinco barreras suman un total de 250 varas de barreras vivas”

bananas

Las tácticas de don Cipriano

Don Cipriano siembra abonos verdes de la siguiente forma: “El terreno tengo 10 divisiones, en cada una siembro un solo cultivo, como es el caso de la piña, la yuca, el camote, pero luego hay una parcelita de frutales donde están juntos el plátano, la caña y la papaya. En otras divisiones siembro frijoles abonos, como abonos verdes para mejorar el suelo, con su cobertura ayudan a mantener la humedad. El año frijol caupí que coseché se lo vendí a un proyecto...”.

Don Cipriano, además de los frijoles abonos incorpora los rastrojos que quedan en la parcela y acarrea rastrojos y gabillas de frijoles de otros predios que la gente no utiliza a un kilómetros de su parcela. La función de esta práctica es mantener y aumentar la materia orgánica y la vida que hay en el suelo, lo que mejora su estructura y su capacidad de retención de agua. Los rastrojos secos tardan en desintegrarse y depositar sus nutrientes al suelo.

vivero

Los abonos verdes aportan en la materia verde y fresca con altos contenidos de Nitrógeno, se descomponen con facilidad y liberan sus nutrientes al suelo más rápido que los secos. Sobre la técnica de rotar los siembros, don Cipriano aconseja: “En mi pequeña parcela cambio de lugar el cultivo cada año con el área donde tengo los frijoles abono. Así, este año cambiaré la piña al lugar del frijol, igual haré con la yuca, sólo donde tengo los plátanos, la caña y la papaya no se va a rotar, pero las demás áreas si. Yo fui a unos intercambios y ahí me enamoré de los diques, al ver cómo se miraban los siembros en unas terrazas, donde nos decían que antes había un zanjón. Parecía increíble.

Aquí yo tenía un sitio por donde bajaba una correntada, ahora lo que hay son 14 diques y ya se ven los rellenos donde están los árboles. Soy un productor que pongo en práctica lo que aprendo; porque al mismo tiempo, restauro el lugar en donde vivo y me aseguro el alimento tanto para la familia como para quienes comercio”.

Bocana del lago Cocibolca
 Bocana del Lago Cocibolca y naciente del desaguadero. Foto: Roberto Vallecillo S.