SIMAS

Origen de la acidez del suelo

Por: Ing. Agrónomo Pedro Raúl Solórzano Peraza / pedro.solorzano@quifuca.com

Los suelos tienden a acidificarse en regiones húmedas, con un régimen de lluvias que permita que los excesos de agua percolen a través del perfil. Se acidifican porque con esta agua de percolación, puede ocurrir lavado de sus bases o de sus cationes básicos como Ca, Mg, Na, K. En estas condiciones, como hay agua en el suelo, se forman ácidos débiles como el ácido carbónio.

La fuente de CO2 puede ser la atmósfera o la descomposición biológica de la materia orgánica del suelo. La disociación del ácido carbónico produce: H+ + HCO3–, este ión hidrógeno va a comenzar a abundar en el sistema y comienza a sustituir cationes intercambiables como Ca, Mg, K, Na, los cuales van a pasar a la solución del suelo y formar bicarbonatos solubles al combinarse con el anión bicarbonato, como por ejemplo: KHCO3, y estos bicarbonatos en la solución del suelo pueden ser lavados fácilmente y llevados fuera del perfil por efecto de las lluvias.

Huellas en el fango
Huellas en el fango. Foto:Roberto Vallecillo S.

Actividades de los iones

El proceso anterior implica que a medida que progresa el lavado del perfil del suelo, éste va quedando cada vez con menor cantidad de bases cambiables, va disminuyendo el porcentaje de saturación con bases y se va incrementando la proporción de H+ en los sitios de intercambio. Consecuentemente, la actividad de los iones H+ en la solución del suelo aumenta causando disminución del pH o incremento de la acidez. Es decir, el suelo se va acidificando progresivamente.

En los suelos minerales ácidos, la fuerte actividad del H+ causa ruptura de algunas estructuras de los minerales de arcilla que son aluminosilicatos, liberándose Al+++ a la solución del suelo. Consecuentemente, el catión predominante en el complejo de intercambio llega a ser finalmente el aluminio (Al+++), el cual por su naturaleza trivalente tiende a desplazar al ión H+.

Bestias del Wangki
Bestia del Wangki. Foto: PascalChaput

Este Al intercambiable mantiene cierta cantidad de Al en solución mediante las relaciones de equilibrio entre las fases sólida y líquida del suelo, relaciones que van a depender de las características de cada suelo. El aluminio en solución es fuente de acidez ya que tiende a formar iones hidroxi-aluminio y finalmente Al(OH)3, generándose 3H+ por cada Al presente. Las reacciones que ocurren son las siguientes:

Al+++ + HOH Resulta Al(OH)++ + H+

Al(OH)++ + HOH Resulta  Al(OH)2+ + H

Al(OH)2+ + HOH  Resulta Al(OH)3 + H+

Las campanadas de Siminka
Las campanadas de Siminka. Foto: Roberto Vallecillo S.

Acidez total

La acidez total del suelo corresponde a la suma de la acidez intercambiable más la acidez no intercambiable, cuyos conceptos son los siguientes:

Acidez intercambiable: es la acidez (H++ Al+++ intercambiables) que puede ser extraída con una solución de una sal neutra no bufferada o amortiguada, generalmente se utiliza una solución de KCl N, lo cual no modifica el pH de la muestra de suelo. Esta acidez está representada en suelos minerales por aluminio intercambiable e hidrógeno, predominando en general el Al+++, excepto en suelos con alto contenido de materia orgánica en los cuales aumenta la proporción de H+ intercambiable.

Acidez no intercambiable: es la acidez, con excepción de la acidez intercambiable, que es extraída con una solución bufferada. Generalmente se utiliza una solución de BaCl2-trietanolamina a pH 8,2.

Esta acidez proviene básicamente de los iones hidrógeno asociados a la materia orgánica y a los grupos SiOH de los bordes de los minerales de arcilla, los cuales solo se liberan cuando se eleva el pH del suelo. Esta acidez no intercambiable no es activa en el suelo.

Embrujo de Kiwayang
Embrujo de Kiwayang. Foto: Pascal Chaput