SIMAS

3 de septiembre: Día del Campesinado Nicaragüense

Tomado de “Hacia una agricultura a pequeña escala resiliente al cambio climático”

La agricultura a pequeña escala sigue constituyendo más del 98% del campo agrícola, sustenta por lo menos al 40% de la población mundial y contribuye sustancialmente a la seguridad alimentaria y al suministro mundial de alimentos (los estimados van de 60% a 80%). Esto no solo refleja el hecho de que casi la mitad de la población mundial siga viviendo en zonas rurales y sean en su mayoría pequeños agricultores que producen alimentos para el autoconsumo, sino que también destaca el potencial de los pequeños agricultores para suministrar su producción excedente a las ciudades.

Agricultura a pequeña escala
Favorable a las mujeres por ser diversa. Foto: Roberto Vallecillo S.

El doble papel

El significado de productores “pequeños” difiere de país a país y de región a región, y existen varias definiciones para caracterizarlos. Sin embargo, la agricultura a pequeña escala tiene rasgos comunes en todas partes, los cuales la distinguen claramente de la producción agrícola industrial a gran escala. La agricultura a pequeña escala se caracteriza por la aplicación manual de insumos limitados al uso de agroquímicos y por tener cadenas de suministro cortas a mercados locales o cercanos. A diferencia de la agricultura a gran escala, la agricultura a pequeña escala juega un doble papel, es la fuente de seguridad alimentaria para los hogares y fuente de ingresos por ventas de excedentes. Más del 80% de los agricultores pequeños cultivan menos de dos hectáreas (2.8 manzanas) de tierra. Estas unidades de producción tienen muchas ventajas en comparación con las grandes:

3 de septiembre Día del Campesino Nicaragüense

La agricultura a pequeña escala es el modo más eficiente de aprovechar las tierras arables para la producción de alimentos, especialmente las tierras marginales y de bajo potencial que predominan en el Sur global. El Informe de la Evaluación Internacional del Papel del Conocimiento, la Ciencia y la Tecnología en el Desarrollo Agrícola (IAASTD) afirma: “Si los pequeños agricultores tienen suficiente acceso al a tierra, al agua, a los créditos y al equipamiento, su productividad por hectárea y por unidad energética es mucho mayor que la de los grandes productores. En general la producción a pequeña escala requiere mucho menos recursos externos y causa menos daño al medioambiente. Los pequeños agricultores son más flexibles y se adaptan mejor a las cambiantes condiciones locales.”

Aperos campesinos
Aperos de agricultura. Foto: Roberto Vallecillo S.

La agricultura a pequeña escala tiene la posibilidad de crear empleo e ingresos en zonas rurales y puede así, contribuir sustancialmente al desarrollo económico, cultural y social de estas regiones. Por tanto, representa una alternativa al rápido crecimiento urbano y sus problemas cada vez mayores con los recursos naturales (alimentos, agua, aire limpio). La mayoría de estos problemas se verá seriamente agravado por el cambio climático. A diferencia de la vida en la ciudad, la agricultura a pequeña escala en las zonas rurales es un modo de vida respetuoso con el medio ambiente. La producción y el suministro de alimentos se queda en manos de las familias agricultoras y no están dominados por empresas agrícolas interesadas sólo en las ganancias.

Cosecha de cacao Cooperativa COMPOR RL
Cacao de la Cooperativa COMPOR RL El Rama. Foto: Roberto Vallecillo S.

Diversa por naturaleza

Reemplazar la agricultura a pequeña escala por la producción industrial no sólo es un sin sentido económico, sino también contra producente para la mitigación y la adaptación al cambio climático, además destruye los suelos, los recursos acuíferos y la biodiversidad. La agricultura a pequeña escala es diversa por naturaleza, tanto desde el punto de vista humano como del de sus prácticas agrarias. Este tipo de agricultura no sólo conserva los recursos humanos, como el conocimiento indígena, sino también la biodiversidad, y la biodiversidad será crucial para que las futuras generaciones, puedan adaptar su seguridad alimentaria a condiciones climáticas aún mucho más desfavorables que las actuales.

Agricultura diversa
De todo un poco y un poco de todo. Foto: Roberto Vallecillo S.

Las unidades de producción de gran tamaño normalmente requier en mecanización, lo que casi inevitablemente conduce al monocultivo, en vez de a la diversidad. Pero el monocultivono sólo pone en peligro la calidad del suelo, sino también hace a los cultivos mucho más vulnerables a plagas y enfermedades o condiciones climáticas extremas.

Dada su mayor diversidad en la producción y menor dependencia de los mercados y la tecnología, la agricultura a pequeña escala es mucho más adaptable que la agricultura de monocultivo a gran escala. Los cultivos mixtos, las combinaciones de cultivos y ganadería, y otros elementos diversificadores reducen el riesgo de pérdidas en la producción, incluso bajo condiciones climáticas duras.