SIMAS

Condenan proyectos de bioseguridad del Banco Mundial

El Banco Mundial está financiando dos proyectos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés) que socavan el debate público, dando un fuerte impulso para llevar los cultivos transgénicos al corazón de la agricultura campesina. Los proyectos, uno en África Occidental y otro en América Latina, acelerarán la imposición de cultivos transgénicos en los agrosistemas campesinos -basados en semillas propias- e incluso dentro de algunos centros de origen. Proyecto: Bioseguridad Regional para África Occidental Agencias que lo implementarán: Banco Mundial, West African Economic and Monetary Union (WAEMU). Países participantes: Benin, Burkina Faso, Malí, Senegal, Togo Proyecto: Construcción de habilidades en bioseguridad en múltiples países de América Latina. Agencias que lo implementarán: Banco Mundial, Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) Países participantes: Brasil, Colombia, Costa Rica, México, Perú Las propuestas para ambos proyectos están disponibles en el sitio Web de FMAM: http://www.thegef.org/ Documents/Council_Documents/GEF_C28/WP.html Armonizar Los proyectos están claramente dirigidos por una agenda externa a los países. Su núcleo es una estrategia de largo plazo del Banco Mundial y del gobierno de los Estados Unidos para armonizar las regulaciones de cultivos transgénicos en distintas regiones, con el fin de pasar por alto los procesos nacionales que son más susceptibles a la oposición local. La idea es establecer regulaciones favorables en algunos países cuyos gobiernos están abiertos a los transgénicos y luego utilizar esas normativas como modelo que puede imponerse en países vecinos mediante organismos de política regional. De esta manera, la armonización elude cualquier posible debate democrático y ofrece a las empresas un gran mercado único para sus cultivos transgénicos. Desde sus procesos preliminares, los proyectos mostraron total desconsideración por el debate público genuino. Todavía no existe una versión en francés de la propuesta del proyecto de África Occidental, aun cuando todos los países participantes son franco parlantes. En Benin, a las ONG que participan de un proyecto inicial de consulta organizado por la empresa consultora estadounidense Market Strategies, les presentaron la introducción de los cultivos transgénicos como una conclusión inevitable. Las ONG fueron confinadas a una reunión aparte de la que se había celebrado el día anterior entre organizaciones de grandes agricultores y funcionarios de gobierno, en la cual no se les permitió participar. De la misma forma, en Costa Rica, el proyecto del Banco Mundial se construye sobre un proceso financiado anteriormente por el GEF, que fue denunciado por la Red de Coordinación en Biodiversidad (red nacional de organizaciones) debido a la falta de participación real de la sociedad civil y por introducir un proyecto de ley en la materia que excluyó a la red de la Comisión Nacional de Bioseguridad, lo que está garantizado por decreto presidencial. En contraste, el grupo que cabildea a favor de los transgénicos incide libremente en los proyectos del Banco Mundial como socios, asesores e incluso financiadores. Entre otros figuran CropLife -principal grupo de cabildeo de las empresas de transgénicos, y grupos del frente industrial de transgénicos, como Public Research and Regulation Initiative y AfricaBio. Contaminar El otro objetivo central del proyecto es avanzar en la estrategia de contaminación que tiene la industria. Los proyectos facilitarán ensayos de campo y allanarán el camino para la comercialización de transgénicos, enfocándose en cultivos cruciales para los sistemas agrícolas campesinos de las respectivas regiones. El proyecto latinoamericano se propone específicamente facilitar el "despliegue" de cultivos transgénicos en los centros de origen. La contaminación será inevitable, y así lo entiende el Banco Mundial. Los proyectos asumen que los cultivos transgénicos serán introducidos a gran escala en las regiones. En este sentido, la "construcción de capacidades" en materia de bioseguridad se reduce tan solo a manejar la contaminación subsiguiente. La usurpación de la soberanía en África Occidental El Proyecto Regional de Bioseguridad de África Occidental es la continuación directa de las actividades de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en la región y del proyecto PNUMA-GEF que finalizó el año pasado. Como en la región ha surgido un fuerte debate sobre los transgénicos, los procesos nacionales sobre la bioseguridad son muy variados, por lo cual el USAID se ha enfocado en apoyar agresivamente la armonización regional en la materia y la introducción de algodón transgénico Bt. El algodón es el principal cultivo comercial de los campesinos de África Occidental. El gobierno estadounidense tiene una agenda de tres vías para imponer el algodón Bt en África Occidental: lograr el apoyo africano al pequeño club de países a favor de los transgénicos en un escenario internacional; distraer la atención de las injustas subvenciones nacionales al algodón estadounidense; y asegurar el control de las empresas estadounidenses sobre la lucrativa producción de algodón en África Occidental. El proyecto del Banco Mundial planea hacerse cargo de varios proyectos estadounidenses de algodón Bt y utilizar los ensayos de campo para desarrollar un modelo único para la evaluación de riesgos y la regulación, para que se adopte en toda el África occidental. La USAID ya está apoyando iniciativas de armonización en bioseguridad en la región. El Instituto del Sahel está redactando un marco regional de bioseguridad para Burkina Faso, Mali y Senegal. El Consejo de África Central y Occidental para la Investigación y el Desarrollo Agrícolas creó un proyecto regional de 25 millones de dólares en biotecnología y bioseguridad con apoyo de USAID, que fue aprobado en una Reunión Ministerial sobre biotecnología de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (ECOWAS) en Bamako, en 2005. Durante la reunión de Bamako, que también fue financiada por USAID, los Ministros de ECOWAS prometieron armonizar sus regulaciones en materia de bioseguridad en el término de 5 años. Para leer artículo completo, visite http://www.grain.org/front/?id=95. _____________________ Para mayor información contactar: Mariam Mayet, South Africa - mariammayet(at)mweb.co.za, Tel: + 27 83 2694309 Elizabeth Bravo, Ecuador - ebravo(at)rallt.org, Tel: +593 (2)254-7516 Silvia Ribeiro, Grupo ETC, Mexico, - silvia(at)etcgroup.org, Tel: +52 55 5563 2664
Relacionados