SIMAS

El Agua y el rol de la Mujer

Clemente Martínez* Históricamente a la mujer y sus niños o niñas se le ha asignado como la proveedora del agua en el hogar,pero en las discusiones sobre los problemas, elaboración de políticas, gestión o administración, control, uso y manejo, no tiene participación ni representación, pues son únicamente hombres los tomadores de decisión y administradores de los sistemas. Para abastecer al hogar del líquido se estima que mujeres, niñas y niños en los países en vía de desarrollo de todo el mundo, emplean 40a4 mil millones de horas diarias buscando y trasladando agua desde la fuente, ya sea superficial o subterránea, la mayoría se encuentran muy distantes de sus comunidades y sus semi viviendas, lo que afecta el tiempo para los estudios y la realización de labores que brinden mayores ingresos económicos. El agua no es apta para consumo humano cuando la fuente hídrica está contaminada, los recipientes de acarreo y almacenamiento no están limpios, o son utilizados inadecuadamente. Otro aspecto es la falta de educación e higiene para el uso y cuido del vital líquido durante la manipulación del recurso al cocinar los alimentos. La responsabilidad del abastecimiento como la calidad del agua influyen directamente en la vida de las mujeres, pues únicamente se dedican a este quehacer, si existiera una buena planificación en el acceso, abastecimiento y calidad del agua y el servicio, la carga de las tareas domésticas serían menores y podrían dedicar tiempo a otras labores que brinde mayores ingresos económicos al hogar. Un sector de mujeres que sufre más inequidad y por ende mayor pobreza son las madres solteras. Cuando se aplican políticas de privatización de servicios de agua potable y saneamiento, los precios altos de las tarifas de agua y otros servicios básicos, aumentan el riesgo de mayor pobreza. Por lo tanto es necesario tomar en cuenta la participación de la mujer en la aplicación de políticas públicas sobre agua, ya que deben estar representadas en las estructuras como sistemas de agua potable rurales y urbanos, manejo y gestión integrada de cuencas (organismos de cuencas, comité de cuencas), organizaciones de consumidores, entre otras. Queremos referirnos a uno de los eventos internacionales que reconoce el papel de la mujer en los asuntos del agua, la Conferencia Internacional sobre Agua y Medio Ambiente celebrada en Dublín, Irlanda del 26 al 31 de enero de 1992, emitiendo la Declaración de Dublín sobre el Agua y el Desarrollo Sostenible, en su Principio rector número 3 referido a: “La Mujer desempeña un papel fundamental en el abastecimiento, gestión y la protección del agua.” El papel primordial de la mujer como abastecedora, consumidora de agua, así como protectora del ambiente y gestora de los recursos hídricos. Aceptar e implementar este principio requiere de una efectiva voluntad política, social, y gubernamental que aborde la necesidad de la mujer y reconozca la capacidad de participación en todos los niveles, políticas, programas de recursos hídricos, tomas de decisiones, por medio de las instancias que ellas determinen. En Nicaragua, existe otro mecanismo que proporciona derechos de participación de la mujer como parte de la sociedad, siendo este la Ley Nº 475. Ley de Participación Ciudadana, la cual se sustenta jurídicamente en los artículos números 7 y 50 de la Constitución Política de Nicaragua. La mujer debidamente informada debe asumir una mayor participación beligerante en la administración, definición de políticas entre otras responsabilidades de sistemas de agua en cualquier espacio territorial comunitario, municipal o nacional, rural o urbano (CAPS, empresas de agua, cooperativas, asociaciones etc). Documentos de referencia: 1 Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales. 2 Instituto Nacional Forestal. 3 Ministerio Agropecuario y Forestal. 4 a Informe de la Organización Agua, Sanidad e Higiene (WASH por sus siglas en inglés) ----------- *-Oficial de Incidencia Campaña Agua del Centro Humboldt agua@humboldt.org.ni
Relacionados