SIMAS

Estados Unidos no reducirá subsidios a su agricultura

Las negociaciones en la Organización Mundial del Comercio (OMC) se han estancado luego que fracasaran las conversaciones por última vez durante el mes de junio del presente año. Pese a los recientes llamados del secretario general de este organismo, Pascal Lami, y los esfuerzos de los representantes de la Unión Europea (UE) y Japón, Estados Unidos (EEUU), continúa mostrando poco interés por reanudar las negociaciones comerciales en las esferas multilaterales. Las pláticas se interrumpieron debido a desacuerdos entre la UE y EEUU alrededor del tema agrícola, ya que este último se ha negado a avanzar en la reducción de subsidios, y demás apoyos internos a su agricultura aduciendo que las disminuciones en las barreras arancelarias propuestas por UE aún no son suficientes. Pese a lo anterior, durante la presente semana, en una reunión sostenida en la ciudad de Cairns, Australia, arreciaron las presiones de parte del grupo Cairns1, Europa y Japón hacia EEUU para que éste aplique reducciones drásticas a sus subsidios agrícolas. Estos bloques de países, una vez más advirtieron que Washington tenía que efectuar reducciones significativas a sus subsidios y demás apoyos internos a su agricultura como precondición para sacar del estancamiento a la Ronda Doha. No obstante, a EEUU no parece ser urgente reanudar las conversaciones en el marco de la OMC. En materia comercial, esta nación ha optado por continuar profundizando en acuerdos bilaterales de libre comercio. Estos han permitido consolidar el acceso a mercados para bienes y servicios en el resto del mundo, sin necesariamente adoptar compromisos para establecer límites a la implementación de subsidios y demás medidas que distorsionan el comercio agrícola. Los acuerdos bilaterales de libre comercio también le ha permitido a Estados Unidos forzar a muchas de sus contrapartes, principalmente a los países en desarrollo, a otorgar concesiones más allá de los techos establecidos en la OMC, en materia de propiedad intelectual, compras del sector público,liberalización de mercados de bienes y servicios no agrícolas, bienes y servicios ambientales, entre otros Estas son las principales áreas en las que los países ricos han buscado que las naciones pobres otorguen concesiones. Asimismo, son las principales herramientas de las que se han hecho valer los países pobres en la OMC, para presionar a los países desarrollados para que reduzcan los fuertes subsidios a la agricultura y las barreras que han impuesto al ingreso de bienes agrícolas procedentes de las naciones en desarrollo. La representante comercial de EEUU, Susan Schwab, ha expresado que su país hizo una oferta muy grande sobre reducción de subsidios, la cual fue rechazada por la UE. La funcionaria estadounidense ha expresado que su país no hará más concesiones, hasta que los europeos estén dispuestos a recortar aún más los aranceles a las importaciones agrícolas procedentes de EEUU. En este contexto, resulta evidente que para los intereses de Washington podría resultar incluso contraproducente reanudar negociaciones comerciales en los ámbitos multilaterales. Es en estas esferas donde recientemente los países en desarrollo han logrado consolidarse en bloques, cuyos esfuerzos están orientados a defender los intereses de las economías de las naciones desarrollo. En períodos recientes, ha sido más notorio el consenso y la unidad de las delegaciones de diversos países pobres, que ejercen presiones a favor de derrumbar los subsidios y demás medidas que distorsionan el comercio agrícola. La cohesión y los esfuerzos de estos bloques de países han sido cada vez más notorios en la OMC, ya que los subsidios y las barreras del comercio agrícola se encuentran entre las mayores causas del empobrecimiento de miles de familias habitantes en los países en desarrollo, cuyos ingresos dependen de la agricultura. Los efectos de los subsidios y barreras al comercio agrícola generan la sobreexplotación y agotamiento de los recursos naturales, además de la consecuente migración forzada de miles de familias del campo hacia áreas marginales de los centros urbanos o bien hacia el exterior. Por su puesto, para las prioridades adoptadas por Washington profundizar en acuerdos bilaterales de libre comercio es una salida mucho más viable, peor aún, cuando a nivel global existe un consenso para reanudar la ronda Doha. Es imperativamente necesario que Estados Unidos reduzca drásticamente los subsidios, y demás medidas que generan distorsión, los cuales tan sólo favorecen a las transnacionales agroalimentarias estadounidenses. __________________ Oficial de Incidencia Objetivos de Desarrollo del Milenio milenio@humboldt.org.ni http://www.humboldt.org.ni/principal/principal.htm
Relacionados