SIMAS

Insuficiencia renal crónica: muerte silenciosa

*-Vanian Flores La Alianza de Protección a la Biodiversidad, la Asociación de Nicaragüense de afectados por Insuficiencia Renal Crónica (ANAIRC) y la Red de Acción en Plaguicidas y sus alternativas para América Latina RAP-AL dieron a conocer el día jueves 12 de abril en conferencia de prensa el reporte de la situación actual de las personas afectadas por Insuficiencia Renal Crónica (IRC) como resultado de un monitoreo en el Municipio de Chichigalpa, así como la denuncia de contaminación de fuentes de aguas por plaguicidas en la zona norte de Matagalpa. Para Denis Meléndez, del Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (CISAS) y miembro de la Alianza, expresó que el modelo agro exportador que adoptado en Nicaragua a mediando el siglo pasado, se caracterizó por las cantidades muy elevadas de productos químicos que se utilizaban en la producción y por no requerir mano de obra calificada. A partir de los años 60, en el marco del desarrollo industrial de la región centroamericana, a Nicaragua le tocó jugar el papel de principal polo de desarrollo de la industria química regional. Las personas comenzaban a morir sin saber por qué, y esta dramática situación se ha venido incrementando con el tiempo. Añadió que una de las secuelas de mayor relevancia del modelo es la situación crítica que están viviendo las familias de ex trabajadores azucareros que muren por las afectaciones por Insuficiencia Renal Crónica (IRC). De acuerdo a las cifras brindadas por la ANAIRC, se contabilizaban al 8 de abril de 2007 la muerte de 2.427 personas y en los dos años las cifras alcanzaron la cantidad de 1,420 muertes. Para mayor información comunicarse con Denis Meléndez, a los teléfonos (505)268-5969, incidencia@cisas.org.ni, http://www.cisas.org.ni “El que un día nos da trabajo, nos recompensa con la muerte” Carmen Ríos presidenta de ANAIRC, cargadas de emotivas palabras, expuso la situación por la que están atravesando, no sólo los afectados, sino las familias de los fallecidos por IRC, las viudas, los niños y niñas, los cuales se encuentran lamentablemente enfermos. “¿Dónde vamos a acudir ahora para que seamos escuchadas y escuchados? ¿Por qué somos campesinos y campesinas no tenemos derechos a una pensión digna?. “De arriba a bajo”, del Ministerio de Salud, al MAGFOR, al Seguro Social y ninguno asume sus responsabilidades, con 5 pastillas el Seguro Social desea calmar la desesperanza y dolor de los enfermos y de las familias, pero el colmo es que, de 5 medicamentos sólo les dan 3 si tienen suerte y sino regresan a su casa con las manos vacías, señaló. Ríos manifestó, que las autoridades de Nicaragua, ni por delicadeza le han dado una respuesta clara a las familias de los afectados. “Es increíble saber que en Nicaragua se use químicos y pesticidas que a nivel internacional son considerados altamente dañinos para la salud y el medio ambiente; por esta razón se encuentran incluidos en la llamada “Docena Sucia”, lista internacional de químicos altamente perjudiciales para la salud humana y prohibidos su uso, pero el Ministerio de agricultura y Forestal MAGFOR son complacientes antes las empresas que dan uso a estos químicos con la excusa de que estas son las que permiten el desarrollo económico del país. Carmen exhorto a las autoridades a asumir sus responsabilidades, porque a ninguno de los ministerios a los cuales han acudido les han brindado respuesta y más bien deslindan responsabilidades. Contaminación en Cuenca del río Aranjuez Gustavo Adolfo Ruíz, representante de Red de Acción Contra Plaguicidas -RAPAL, informó sobre la contaminación de agrotóxicos en la cuenca del río Aranjuez, ubicado en el departamento de Matagalpa. “Cumplo con mi deber ciudadano de expresar ante ustedes, el hallazgo reciente de contaminantes peligrosos de origen agropecuario, en el agua destinada al consumo humano para la ciudad de Matagalpa, mostró que el agua esta contaminada con plaguicidas orgánicos clorinados entre los que se reconoce: Heptacloro, Heptacloro-Epóxido,Dieldrín, pp-DDE, Endrín y Lindan, pesticidas que forman parte de la Docena sucia y que están prohibidos en países europeos. “La sola presencia de alguno de estos residuos tóxicos en el agua constituyen una amenaza para los consumidores, y requieren de atención inmediata, con mayor razón porque dicha contaminación ya se había detectado en la misma micro cuenca desde el mes de diciembre del año 2005, en un muestreo solicitado por el POSAF II”. Esta cuenca es un área protegida legalmente, en la figura de Reserva Natural de nombre Cerro Arenal, mediante un decreto de ley, lo cual demuestra la incapacidad del MARENA de administrar el área silvestres bajo manejo. Manifestó que todos los contaminantes mencionados están prohibidos en Nicaragua a través del Acuerdo Ministerial No. 23-2001, a pesar de lo cual se encuentran accesibles en el mercado para estos productores, lo que indica que muy probablemente otros productores tienen acceso a los mismos productos, y habrá semejante contaminación peligrosa en otros cuerpos de agua, como también en los alimentos producidos con su aplicación. Para mayor información, comunicarse con Gustavo Adolfo Ruíz, al correo: rapal-ni@turbonett.com.ni Antes esta situación la Alianza de Protección a la Biodiversidad, la Asociación de Nicaragüense de afectados por insuficiencia renal crónica (ANAIRC) y la Red de Acción en Plaguicidas y sus alternativas para América Latina RAP-AL, exigen a las autoridades declarar emergencia de salud en la zona de occidente y que las empresas responsables de los daños a las cientos de familias asuman su responsabilidad ante la situación provocada por el uso de plaguicidas. Más información: Centro Humboltd, con Julio Sánchez al correo biodiversidad@humboldt.org.ni http://www.humboldt.org.ni/ http://www.rel-uita.org/ http://www.rap-al.org/v2/ -------------- *-Comunicación SIMAS. comunicacion@simas.org.ni
Relacionados