SIMAS

Organización de los agricultores y acceso al mercado

Por considerarlo de sumo interés para el sector productivo, reproducimos este material que lleva por tiutlo: "Organización de los agricultores y acceso a mercados", Leisa, revista de agroecología, junio 2007. Jon Hellin, Mark lundy y Madelon Meijer* La organización ha sido identificada como un factor clave para mejorar el acceso de los agricultores a los mercados. Como respuesta a ello, los políticos y trabajadores del desarrollo se han concentrado en apoyar a los productores de pequeña escala en sus intentos por asociarse, colaborar y coordinar para lograr economías de escala en sus transacciones con los proveedores de insumos y los compradores. En ocasiones, el entusiasmo por las organizaciones de agricultores ha llegado a ocultar el hecho de que establecer organizaciones viables no es un proceso simple. Con frecuencia es un reto establecer las reglas en las que éstas se basan, al igual que controlar y hacer que se cumplan. En algunos casos, el establecimiento de organizaciones de agricultores genera gastos de trámite que, si son demasiado altos, puede significar que para ellos, quizá sea mejor no organizarse. Además, una asociación exitosa requiere de capacidad empresarial y administrativa; recursos que pueden faltar a los productores de pequeña escala, mientras que contratar a un equipo administrativo profesional es costoso. Existe, por lo tanto, la necesidad de examinar qué es lo que queremos decir por organizaciones de agricultores y de comprender mejor cuándo es que tienen sentido, cuándo no y cuál es la mejor manera de establecerlas y mantenerlas. Se necesita más información sobre los tipos más apropiados de organización; sobre si está el sector público mejor situado que el privado para respaldar y sostener su formación, y sobre las condiciones necesarias para garantizar su viabilidad económica. Exploramos estos temas en el contexto de la producción de hortalizas de alto valor en Honduras y El Salvador, y de maíz común en México. Hortalizas en América Central El comercio de hortalizas en América Central ha aumentado sustancialmente desde los inicios de la década de 1980, debido a una combinación de urbanización y mayores ingresos. Las organizaciones de desarrollo han promovido el crecimiento de la producción y la comercialización de cultivos de mayor valor en entornos de ladera para complementar sistemas de producción más tradicionales de maíz y frijoles a pequeña escala. De 2004 a 2005, el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el proyecto Agropyme de Swisscontact y Catholic Relief Services (CRS) consideraron estrategias para facilitar la participación de productores de pequeña escala en las cadenas de proveedores de hortalizas a los supermercados locales. Un aspecto que se trabajó fue el papel de las organizaciones de agricultores. Se investigaron tres organizaciones formales de productores en El Salvador y dos en Honduras, usándose varios métodos para analizar la historia de las cadenas de valor y las relaciones entre los actores de la cadena (agricultores, intermediarios y supermercados), así como la salud financiera y la viabilidad de las organizaciones de agricultores. COHORSIL es una cooperativa de agricultores de Honduras, fundada en 1980 y tradicionalmente centrada en la producción, procesamiento y comercialización de café. Ante la caída de los precios del café, la cooperativa buscó diversificar sus actividades, orientándose hacia la producción y comercialización de hortalizas frescas, con el apoyo de fondos suizos. COHORSIL desarrolló un plan de negocios, asegurando que sus miembros tuvieran acceso a plantones producidos en invernaderos, facilidades de almacenaje y envasado, y servicios de comercialización. La cooperativa suministra estos servicios directamente por una tarifa y también ha establecido enlaces con proveedores privados que ofrecen servicios especializados tales como análisis de suelos, asistencia técnica y diseño e instalación de sistemas de riego por goteo. Muchos de los miembros de las cooperativas pueden producir hortalizas que satisfacen las demandas de calidad de los supermercados locales. Suena como una historia exitosa y en gran parte lo es. Sin embargo, el equipo investigador descubrió que las organizaciones de agricultores obtienen un porcentaje muy pequeño del precio final pagado por los consumidores: tres por ciento en Honduras y seis por ciento en El Salvador. La combinación de volúmenes relativamente pequeños de productos y márgenes de ganancia muy bajos, significa que muchas de las organizaciones de agricultores que participan en el estudio necesitan subsidios permanentes para cubrir sus costos de operación, a pesar de recibir gran cantidad de apoyo de donantes y agencias de desarrollo durante largos periodos de tiempo. ---------------- *-Jon Hellin, Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, CIMMYT. Mark Lundy, Centro de Agricultura Tropical, CIAT. Madelon Meijer,FA. Descargar artículo completo. (PDF 293 Kb) Más información: http://latinoamerica.leisa.info/
Relacionados