SIMAS

Terminator: las semillas suicidas son semillas homicidas

¿Qué es Terminator? Terminator es una tecnología para diseñar genéticamente plantas que produzcan semillas estériles. La tecnología Terminator fue desarrollada por las multinacionales de semillas y agroquímicos junto con el gobierno de Estados Unidos para impedir que los agricultores vuelvan a plantar la semilla que cosecharon y para maximizar las ganancias de la industria de semillas. Terminator aún no se comercializa ni se prueba en campo, pero se está experimentando en invernaderos en Estados Unidos. Algunas veces Terminator se denomina Tecnología de Restricción del Uso Genético (TRUG), un término muy amplio que se utiliza en la ONU y que se refiere al uso de un inductor químico aplicado al cultivo para controlar la expresión de sus rasgos genéticos. Existe una moratoria sobre Terminator en el Convenio de Diversidad Biológica (CDB) pero las corporaciones y algunos gobiernos intentarán terminarla en la reunión del CBD en 2008 (COP9) como en 2006 ya intentaron hacer Australia, Canadá y Nueva Zelanda. ¿Porqué Terminator es un problema? Más de 1,400 millones de personas, principalmente familias de campesinos y agricultores de pequeña escala en países del Sur, dependen de la semilla cosechada como fuente principal de semillas para el nuevo ciclo agrícola. Con Terminator se verán obligados a depender de fuentes externas, destruyendo la práctica ancestral de selección, mejoramiento e intercambio de semillas de las comunidades locales e indígenas, base de la seguridad de semillas y la soberanía alimentaria de las comunidades, así como del suministro global de alimentos. Las 10 compañías de semillas más grandes del mundo controlan más del 60 por ciento del mercado mundial de semillas comerciales. Si Terminator sale a la venta, las corporaciones seguramente incluirán genes de esterilidad en todas sus semillas, pues la esterilización genética les asegura un monopolio mucho más fuerte aún que las patentes. En vez de demandar a los agricultores por conservar sus semillas, tal como ya está haciendo en América del Norte, las compañías trasnacionales quieren que sea biológicamente imposible que los agricultores vuelvan a sembrar la semilla que cosecharon. ¿Qué impacto tendrán las semillas Terminator en los campesinos y agricultores de pequeña escala? Terminator representa una grave violación a los Derechos de los Agricultores a guardar y reutilizar sus propias semillas. Además, si el grano que se importa contuviera genes Terminator y los agricultores, inadvertidamente los plantan como semilla, no germinarán. Los agricultores que dependen de ayuda alimentaria se arriesgan a una devastadora pérdida de cultivos si utilizan como semilla granos que contienen genes Terminator. Finalmente, también a través del movimiento del polen los genes Terminator pueden contaminar los cultivos campesinos y cuando los campesinos, sin saberlo, guarden y replanten las semillas contaminadas, éstas no germinarán. ¿Qué significará Terminator para los pueblos indígenas? Los pueblos indígenas en todo el mundo ven Terminator como una amenaza a la soberanía alimentaria, a la supervivencia de las culturas y a la autodeterminación. Terminator amenaza con destruir la custodia, selección, intercambio, y mejoramiento de semillas que se relacionan íntimamente con la práctica y conservación del conocimiento tradicional y con las prácticas culturales y espirituales. ¿Quién tiene patentes Terminator? El Departamento de Agricultura de Estados Unidos y Delta & Pine Land, la compañía de semillas de algodón más grande del mundo, (desde el 2006 pasó a ser propiedad de Monsanto) en conjunto tienen tres patentes sobre tecnología Terminator. En octubre de 2005, obtuvieron nuevas patentes Terminator tanto en Europa como en Canadá. Las tres compañías de semillas más grandes del mundo, Monsanto, DuPont y Syngenta también tienen patentes sobre esta tecnología. Syngenta obtuvo otra patente sobre Terminator en marzo de 2004.La industria multinacional de semillas está cabildeando con los gobiernos en Naciones Unidas para que se levante la moratoria de facto sobre Terminator. ¿Terminator impedirá la contaminación genética? La industria multinacional de semillas está armando una campaña de relaciones públicas en la que promueve la tecnología Terminator como medio para detener la contaminación de transgenes hacia otros cultivos (particularmente para usarse en árboles transgénicos y cultivos modificados genéticamente para producir fármacos y químicos industriales, por las graves consecuencias de la contaminación transgénica en estos casos). La industria argumenta que la esterilidad diseñada genéticamente es en realidad un rasgo de seguridad incluido en las plantas transgénicas, porque si los genes de un cultivo Terminator polinizan cultivos cercanos relacionados, la semilla resultado de esa polinización no deseada será estéril, no germinará. Los genes escapados de cultivos transgénicos están contaminando y amenazando la biodiversidad agrícola y las formas de supervivencia de los agricultores, especialmente en centros de diversidad genética de los cultivos. Por ejemplo, hay estudios que confirman que el ADN de maíz transgénico ya contaminó las variedades nativas de maíz cultivadas por campesinos indígenas en México. La tecnología Terminator es un sistema diseñado de manera muy compleja, que incluye múltiples transgenes. Estudios científicos señalan que nunca será 100% efectivo o confiable como herramienta de biocontención debido a las probabilidades de fallas en su sistema. Por tanto, una parte de la cosecha sería estéril y produciría esterilidad con las plantas con las que se cruce, pero otra parte produciría, de todas formas, contaminación. En consecuencia, Terminator podría introducir nuevos riesgos a la bioseguridad. Terminator rechazado en el CDB El 24 de marzo de 2006, en Curitiba, Brasil, una amplia coalición de agricultores, campesinos, pueblos indígenas,organizaciones de la sociedad civil y delegados de muchos gobiernos lograron revertir los esfuerzos para minar la moratoria global sobre las tecnologías Terminator, cuya liberación fue firmemente rechazada en la reunión del Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) de la ONU. En el CDB, Australia, Canadá y Nueva Zelanda junto con el gobierno de Estados Unidos (que no es parte del CDB porque nunca lo ratificó) y varias compañías biotecnológicas encabezaron los esfuerzos para que se permitieran las pruebas de campo de las semillas Terminator, insistiendo en una evaluación de riesgos ‘caso por caso’ de tales tecnologías, como forma “discreta” de romper la moratoria. A pesar de la victoria de la sociedad civil y gobiernos responsables en el Convenio de Diversidad Biológica, no hay duda de que la industria biotecnológica multinacional continuará promoviendo la tecnología de semillas estériles. ‘Terminator’ asomará su monstruosa cabeza en la próxima reunión del CDB en 2008 en Alemania (COP9). Por esto, los gobiernos deberían trabajar en prohibiciones nacionales de las Tecnologías de Restricción del Uso Genético (TRUG) para prevenir la presión que ejercerán las transnacionales de las semillas en sus países. Brasil e India ya han prohibido esta tecnología a nivel nacional. Prohibiciones nacionales: Los gobiernos nacionales deben prohibir Terminator. El gobierno de India prohibió el registro de semillas Terminator en 2001. En 2005 Brasil aprobó una ley que prohíbe usar, vender, registrar, patentar y dar concesiones de tecnologías Terminator. ------------------ Más información en: Grupo ETC www.etcgroup.org Campaña internacional Terminar Terminator www.banterminator.org Contactos: grupoetc@etcgroup.org
Relacionados