SIMAS

Es preciso que triunfe el NO en el referéndum

Este miércoles 26 de septiembre, 94 sacerdotes católicos de todo el país se pronunciaron en contra del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos por considerar, entre otras razones, que “el TLC implica una reforma radical del Estado, la imposición de un Estado neoliberal, con su concomitante ensanchamiento de la brecha e injusticia social”. “Es preciso que triunfe el NO en el referéndum” del próximo 7 de octubre, concluyeron los sacerdotes en un documento de ocho páginas titulado “valoración ética del TLC”, dado a conocer la mañana del miércoles en conferencia de prensa realizada en un salón de la Conferencia Episcopal en San José. El documento “lo hacemos en obediencia a lo dispuesto por nuestro Obispos, que nos invitan a pronunciarnos y orientar al pueblo creyente, con la única restricción de hacerlo durante las celebraciones las celebraciones litúrgicas”, señala el escrito. Los presbíteros firmantes –incluido el obispo emérito de San Isidro de El General, Mons. Ignacio Trejos, y el ex director del semanario Eco Católico, Armando Alfaro- basan su análisis en el método eclesial de VER, JUZGAR Y ACTUAR y manifiestan su preocupación ante aspectos como los siguientes: 1.El TLC fue negociado a espaldas de la ciudadanía y en secreto: Se informó poco, difusa y superficialmente alrededor de textos que se fueron aprobando y ocultando, a pesar de que sus contenidos comprometían aspectos claves de la vida costarricense como seguros, telecomunicaciones, la biodiversidad y la propiedad intelectual. 2.La cuestionable integración profesional del equipo negociador: Fue excesiva, inusual e inconveniente la representación de abogados pertenecientes a bufetes, cuyos clientes son precisamente las grandes corporaciones transnacionales, empresarios y banqueros interesados en el TLC. 3.Propósito geoestratégico; Según Robert Zoellick, representante comercial de Estados Unidos, “las naciones que reciban el privilegio de firmar un TLC con los EEUU deben apoyar la política exterior y de seguridad de los EEUU, sus intereses y acciones en la Organización Mundial del Comercio y otros foros internacionales”. Los TLC siempre tienen un impacto en la agenda de seguridad de los países que firman con Estados Unidos. La dependencia económica reduce los márgenes de soberanía nacional e impone una cultura política ajena. 4.Anexionismo Comercial: se concreta con el establecimiento de un sistema de protectorado económico asimétrico, inequitativo, que reduce o disuelve la capacidad de decisión del Estado costarricense y su posibilidad de tener su propia agenda de desarrollo nacional. 5.En Estados Unidos, el TLC no es un Tratado, sino un Acuerdo, mientras que para Costa Rica el TLC tendría con rango y poder por encima de las leyes. Este desbalance será fuente de muchos abusos y amarguras y si se ratifica ese Tratado seremos “siervos menguados”. 6.Más que un mero tratado comercial, un mega poder: COMEX ocultó a la ciudadanía el verdadero carácter del TLC, ya que este no es un tratado para EEUU. El país fue confundido por completo al decírsele que el TLC era solo de comercio y acceso a mercados, pues contiene capítulos y normas que atentan contra la soberanía nacional, y de cuyas implicaciones COMEX no ha querido hablar. 7.Irrespeta la vida humana: pues obliga al país a aprobar el Tratado de Budapest, con lo que se posibilita y facilita la venta de órganos y el negocio con embriones humanos. 8.El TLC patenta las semillas y otros recursos requeridos para la vida: Obliga a aprobar el convenio UPOV 91sobre obtenciones vegetales, el cual permite el patentamiento o la exclusión privatizadora y mercantil de formas de vida. Hay aquí una perversión clara: las plantas no fueron inventadas por ningún ser humano o empresa, por lo tanto, no deben ser sometidas a esas normas. 9.Grandes perdedores: Serán los agricultores, así como otros importantes sectores del campo el agro-alimentario e industrial, en su mayoría de capital nacional, afectados por la triangulación y la desviación de comercio que el TLC provocará, desde otros países centroamericanos. El gran perdedor será el Estado Costarricense en la medida en que con el TLC adoptará una política suicida de desregulación y libre comercio; así como el MODELO DE VIDA COSTARRICENSE, por cuanto Costa Rica perderá parte esencial de su soberanía e identidad. Los sacerdotes firmantes también denuncian las “inaceptables presiones que reciben las y los trabajadoras en ciertas fábricas y plantaciones, en el sentido de que su obligación es votar a favor del TLC”. Hacen un llamado a no “dejarse llevar por falsedades como la supuesta falta de empleo” y a “rechazar simplezas al estilo de ‘hay que competir’, ‘nos está dejando el tren’, ‘Nicaragua se nos está adelantando’, ‘no le haga el juego a Fidel Castro ni a Hugo Chávez”. Finalmente, los convocan a la población nacional a “no dejarse meter miedo” y subrayan que “la ciudadanía debe rechazar con energía las manipulaciones diarias, copiosas y constantes, basadas en el temor, que sugieren que este TLC es la última y única oportunidad para mejorar el comercio internacional”. Más información: http://www.notlc.com/
Relacionados