SIMAS

El Convenio de Rotterdam, urge ratificarlo

El Convenio de Rotterdam, establece que los países que importen plaguicidas lo hagan con pleno conocimiento y consentimiento, que conozcan sobre los peligros que representa para la salud humana y el medio ambiente. Así, antes de importar un plaguicida el país debe ser informado sobre si ese plaguicida ha sido prohibido en otros países, para que con información decida si lo importa, restringe o lo prohíbe. Si un país decide prohibir el uso de estos químicos se notifica a la Secretaría del Convenio de Rotterdam para que informe a los demás países de esta decisión. Este convenio fue adoptado en 1998 y entró en vigor desde el año 2004. Nicaragua es firmante de este convenio, pero para que tenga validez, Nicaragua debe ratificar su compromiso a través de la Asamblea Nacional. La ratificación permitirá dar inicios a transformar leyes para que este convenio se cumpla. Más información: http://www.reluita.org/agricultura/agrotoxicos/nicaragua_convenio_roterdam.htm
Relacionados