SIMAS

15 años del NAFTA: Un Triste Aniversario

A quince años del Tratado de Libre Comercio de Norte América (NAFTA por sus siglas en inglés) los resultados del mismo están lejos de ser algo positivos para los agricultores mexicanos. Un aniversario muy importante En México, como en la mayoría de los países latinoamericanos la llegada de los 15 años representa una ocasión importante para celebrar con bombos y platillos. Socialmente se entra en la fascinante etapa de la pubertad, donde estamos a un paso de alcanzar la mayoría de edad necesaria para tener derecho a la cédula de identidad, licencia de conducir y en general a una mayor libertad. Sin embargo, quince años después, luego de haber puesto en marcha todas las fases del NAFTA, parece ser que nadie en México tirará la casa por la ventana para celebrar la firma de este tratado. Pues la imagen que deja quita las ganas de celebrar. Todo para ser feliz México fue el país latinoamericano que estuvo en mejor posición para demostrar la eficacia del modelo del libre comercio para la agricultura. Este tratado que tomó efecto en 1994, dio a México un acceso privilegiado al mercado de consumo más grande del mundo justo cuando la economía estadounidense vivía el momento de expansión económica más grande de su historia. Y tal como se esperaba, la firma de este tratado tuvo éxito en acelerar el crecimiento del ya desarrollado sector exportador mexicano. En el año 2004, por ejemplo, México había duplicado el valor de sus exportaciones de tomate, alcanzando una operación de cerca de un billón de dólares anuales. Además, en otras frutas y vegetales tales como: pepinos, aguacates, limones, limas y sandías; también se observó un dramático crecimiento en sus exportaciones. Y en este punto no hay duda, el NAFTA estimuló el comercio agrícola. Sin embargo, su impacto a nivel de política de desarrollo fue problemático. Incluso los melones pueden ser amargos El boom exportador fue grande, pero el aumento de las importaciones fue devastador. Así como tenemos costumbres parecidas, en México como en la mayoría de los países de latinomérica una parte importante de la población y sobre todo de la población económicamente activa, son pequeños agricultores. En 1990, de 2.5 millones de pequeños agricultores que figuraban en las estadísticas del país, integrados en ejidos o comunidades, cerca de la mitad practicaban agricultura de subsistencia, pero el resto estaban integrados en el mercado de una forma u otra, la mayoría sembrando y vendiendo maíz, frijoles y otros cultivos en el mercado local y regional, así como algunos cultivos de exportación como café. Muchos de estos productores fueron literalmente devastados por el NAFTA. Y las principales razones para que ocurriera esto fueron: 1.- Las importaciones de productos agrícolas, principalmente maíz, crecieron mucho más rápido que las exportaciones, dejando a México con un balance negativo en este subsector. 2.- Los empleos generados por la agro-exportación no cubrieron la creciente demanda de empleos que se perdieron en otros sectores de la agricultura. 3.- El sector exportador mexicano cada vez se volvió más dependiente de las empresas multinacionales que dominan las cadenas globales de productos agrícolas, dejando muchos beneficios a los productores mexicanos en cuanto a la expansión de su producción y productividad pero quitándoles poder dentro de otros eslabones de la cadena de valor. Tiempo para renegociar Tal como Kevin Gallagher y Timothy Wise mencionan es su artículo “NAFTA's unhappy anniversary” (de donde tomé el título de este artículo). Los defensores del NAFTA tienen razón en decir que este tratado fue un éxito para México, si sólo nos referimos al incremento del comercio y la inversión. Nadie puede negar que México recibió un acceso preferencial al mercado y grandes flujos de capital estadounidense. Pero aquellos que nos preocupamos por el desarrollo humano y el bienestar de las personas y su dignidad, tenemos más preguntas. Nosotros nos preguntamos si las políticas económicas y de comercio han beneficiado a la población. Sobre esto, el NAFTA fallo! y por ahora, la quinceañera no tendrá su fiesta. Y en esta época cuando más países siguen firmando tratados de libre comercio es importante que veamos la experiencia de México para evitar cometer los mismos errores y no olvidarnos del desarrollo humano. Referencias: 1.-http://www.guardian.co.uk/commentisfree/cifamerica/2009/jan/01/nafta-anniversary-us-mexico-trade 2.-http://ase.tufts.edu/gdae/WorkingGroupAgric.htm
Relacionados