SIMAS

Perfiles y trayectorias del cambio económico en Centroamérica

PRISMA, El Salvador La Centroamérica de los años setenta y ochenta no existe más. Aquella Centroamérica exportaba café, banano, algodón, azúcar y carne, e importaba bienes manufacturados. Cada país producía sus propios alimentos. Lo rural permeaba todo, desde lo económico y político hasta lo cultural y los patrones de consumo. Los ricos eran latifundistas y la reforma agraria se pedía a gritos. Eso fue entonces. Treinta años después estamos frente a otro mundo. Si no aceptamos eso no entendemos nada, y urge actualizar nuestras visiones y propuestas. La nueva Centroamérica es más urbana y globalizada. Vive de remesas, de los turistas, de las drogas que pasan, de la ayuda externa y de la maquila. La agricultura es un sector más. Los dueños de los bancos, centros comerciales, complejos turísticos y telecomunicaciones ganan espacio a los terratenientes. Pesa más la propiedad urbana y menos la rural. Desapareció el algodón y se exporta menos carne, pero surgieron la piña, la naranja, las hortalizas y las flores. Buena parte de la gente trabaja fuera de su país, envía remesas, llama a sus familiares y vuela. El libro de Herman Rosa, publicado por PRISMA ayuda a levantar el velo, a clarificar qué pasa, a ver la Centroamérica nueva como realmente es. Recoge las grandes transformaciones en la forma de insertar la región en la economía mundial y la división internacional del trabajo. Retrata tanto las tendencias comunes que han impactado toda la región como las especificidades nacionales. El libro forma parte de una iniciativa más amplia sobre dinámicas territoriales en Centroamérica, facilitada por el Programa Salvadoreño de Investigación sobre Desarrollo y Medio Ambiente (PRISMA). Para descargar el libro visite la página http://prisma2.org.sv/web/publicacion_detalle.php?id=351
Relacionados