SIMAS

Productores buscan maíz más productivo

Seis de los mejores híbridos y variedades criollas de maíz blanco, serán evaluadas en parcelas de validación de pequeños productores salvadoreños, como parte de un proyecto de innovación tecnológica que cofinancia Red SICTA, del IICA/COSUDE, en ese país centroamericano. "Son materiales que ya se cultivan en El Salvador, pero para muchos pequeños productores, algunos son completamente desconocidos, tanto en sus propiedades nutricionales como en su productividad", aseguró el Coordinador Ejecutivo de Red SICTA, Dr. Armando Ferrufino. Los materiales a evaluar son los híbridos HS 59, el HBQ 67 (QPM), Oro Blanco (QPM), 30F 32 y 30F 86, y variedades criollas comúnmente sembradas por el productor. En febrero pasado, el Ing. Róger Urbina, especialista del Proyecto Agrosalud del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), apoyado por Red SICTA, explicó a los productores y técnicos en San Salvador sobre la importancia de realizar la validación aplicando rigurosamente las recomendaciones agronómicas. "Con la validación, los agricultores observan, comparan y sacan sus propias conclusiones sobre rendimiento, características agronómicas y nutricionales de los diferentes materiales criollos, híbridos del CENTA y de empresas privadas", aseguró. En junio del año pasado, el Proyecto Red SICTA asignó a 14 organizaciones de productores salvadoreños, coordinados por CAMAGRO, un fondo de 160 mil dólares para cofinanciar durante un año, innovaciones tecnológicas en la cadena agroalimentaria de maíz blanco. El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria (CENTA), respaldan este proyecto con asistencia técnica y organizacional El especialista en gestión de proyectos de Red SICTA, Ing. Jesús Pérez, explicó a los productores y profesionales reunidos en San Salvador, la importancia de establecer y manejar con criterios técnicos las parcelas de validación. "Estas pruebas de campo son manejadas por el productor, bajo la guía de un técnico, en un proceso participativo donde se hacen comparaciones del comportamiento de los materiales, formas de manejo, fertilización, rendimiento y otros elementos que le ayudan al agricultor a tomar sus decisiones", explicó Pérez. Al final del taller, la alianza que ejecuta el proyecto de maíz en El Salvador con apoyo de Red SICTA, acordó establecer 42 parcelas de validación en las cuatro regiones del país centroamericano.
Relacionados