SIMAS

Concluye el V Foro del agua: El acceso al agua no es un derecho humano

El día 22 de marzo finalizó el V Foro Mundial del Agua, que había iniciado con las palabras de Loïc Fauchon, presidente del Consejo Mundial del Agua, organismo que convoca al foro: "nuestro comportamiento es cada vez más irreflexivo e inconsecuente". Esta afirmación fue profética pues de esa manera concluyó el foro. Los datos sobre la situación del agua a nivel del mundo son desalentadores: - La población mundial, en la actualidad es de más de 6.500 millones de personas, podría alcanzar los 9.000 millones a mediados de este siglo. A ese ritmo de crecimiento, la demanda de agua aumentará en 64.000 millones de metros cúbicos al año, según la ONU. - La cantidad de gente con graves problemas para conseguir agua se elevará la mitad de la población del mundo. La mayoría viven en China y el sur de Asia. Los expertos creen que las causas de la crisis son la irrigación excesiva, las fugas en el suministro urbano, la contaminación de los ríos y la extracción desenfrenada de cualquier fuente. Aún no se conoce el impacto del cambio climático, que podría estar ya cambiando el lugar y el momento en que caen lluvias y nevadas. Al finalizar el V Foro Mundial del Agua, no se reconoció el acceso al agua potable como un derecho humano. A pesar de que todos los países coinciden en la necesidad de avanzar en el acceso al agua, reconocerlo como un derecho humano tendría consecuencias políticas en cada país y afectaría a todas las empresas que viven del negocio del agua, entre ellas las empresas agrícolas, por lo que finalmente la idea sólo ha quedado expuesta en el anexo de la declaración final de la cumbre. Francia, país donde están radicadas las mayores compañías del sector hídrico, se opuso a esa declaración y prefirió que se deje como una necesidad básica, opción que también apoyaron Estados Unidos y Brasil. Acción contra el Hambre reclama que Naciones Unidas adopte una convención sobre agua -como la del cambio climático o diversidad biológica- que obligue a los Estados a garantizar el acceso al agua potable. Reclamación que también hicieron cerca de 70 países.
Relacionados