SIMAS

No avanza la lucha mundial contra la pobreza

A los lados del ecuador se agrupan los países en situación crítica mientras que norte y sur comparten niveles aceptables. El mundo registra una creciente polarización social entre los países y las regiones, a pesar de los compromisos internacionales de lucha contra la pobreza. Es lo que se deduce del Índice de Capacidades Básicas (ICB) 2009, publicado hoy por Social Watch, una red internacional de organizaciones ciudadanas con sede en Montevideo. Otra importante conclusión del índice es que, cuanto más pobres son los países, mayor esfuerzo deben realizar para superar la pobreza. “La mayoría de los países del mundo están muy lejos de alcanzar los objetivos sociales comprometidos para 2015” sostuvo Roberto Bissio, coordinador del secretariado de Social Watch*. “El 42% de los países tienen un valor bajo, muy bajo o crítico” explicó Gabriel Errandonea, coordinador del equipo de investigación en ciencias sociales de la Universidad de la República, que procesó los indicadores y perfeccionó la metodología de cómputo utilizada por Social Watch. El Índice de Capacidades Básicas monitorea anualmente el progreso de los indicadores básicos de desarrollo social. Para calcularlo se toma en cuenta el porcentaje de niños y niñas que logran alcanzar el quinto año de educación primaria, la mortalidad de los menores de cinco años y el porcentaje de partos asistidos por personal especializado. A diferencia de otros índices internacionales de desarrollo, el ICB no incorpora el ingreso monetario como uno de sus componentes y mide directamente las capacidades humanas. La desaceleración y estancamiento de la lucha contra la pobreza medida por el ICB es anterior a la crisis económica global que estalló en setiembre de 2008. Los impactos sociales de la crisis no se reflejan en el índice 2009 porque los indicadores sociales se procesan mucho más lentamente que los económicos. “El ICB 2010 muy probablemente va a mostrar deterioros donde hoy hay estancamientos” comentó Bissio. El ICB 2009 muestra que los países en situación más crítica se encuentran en África subsahariana y Asia Meridional. Los 10 países que registran ICB más bajo son Chad, Afganistán, Timor Leste, Etiopía, Ruanda, Níger, Bangladesh, Nigeria, Nepal y Guinea Ecuatorial. En el otro extremo, unos sesenta países (Uruguay entre ellos) han llegado a valores superiores a 98 puntos en la escala, que tiene un tope de 100. “Que un país llegue a este valor de ICB que llamamos “aceptable” quiere decir que ha llagado a brindar un mínimo indispensable de atención social a toda su población. Es un punto de partida para el desarrollo social, no la meta de llegada”. Los países con valores por debajo de 100 presentan con mayor o menor gravedad situaciones de pobreza que atentan contra la dignidad humana. El ICB distingue cinco niveles: aceptable, medio, bajo, muy bajo y crítico. Los niveles más altos tienden a agruparse en los países ubicados al Norte y también al sur del planeta (tal el caso del cono sur de América Latina o de Australia, mientras que a los lados de la franja ecuatorial se registran los índices más bajos. El caso de África, cuyo ICB promedio es muy bajo, repite, en su interior, esta proyección global: son los países del Magreb, como Marruecos, Argelia, Libia o Egipto, y los ubicados al sur del continente, como Sudáfrica, Namibia, Swazilandia o Botswana los que presentan valores más elevados. En cuanto a América Latina y el Caribe, que como región tiene un valor medio, las peores posiciones son las de Guatemala, Nicaragua, Bolivia, El Salvador y República Dominicana, mientras que los niveles más altos son los de Chile, Cuba, Bahamas y Barbados, seguidos por Argentina y Uruguay. En los últimos cinco años, Argentina se mantuvo estancada en su ICB. Venezuela y Costa Rica retrocedieron, mientras que Uruguay, Brasil y México registraron avances. Las regiones con menor ICB promedio son Asia Meridional y África Subsahariana. Siguen Asia Oriental, Pacífico, América Latina y el Caribe, con un nivel de ICB promedio bajo. Medio Oriente, Norte de África y Asia Central se encuentran en la categoría medio, y el nivel más alto corresponde a Europa y América del Norte. De mantenerse las tendencias actuales, gran parte del mundo no alcanzará en 2015, fecha límite para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, un nivel aceptable en cuanto al cumplimiento de las necesidades básicas de sus habitantes. ES NECESARIO un cambio de rumbo: La brecha entre las condiciones de vida de las regiones con mayor promedio de ICB (América del Norte y Europa) y aquellas que no sobrepasan los niveles críticos o muy bajos (África Subsahariana y Asia Meridional) es de gran magnitud. Sólo uno de cada seis países ha mostrado un avance importante en sus indicadores sociales entre 2004 y 2009, y casi un cuarto del total considerado ha retrocedido, explicó Gabriel Errandonea, coordinador del equipo de investigación en ciencias sociales de la Universidad de la República, que procesó los indicadores y perfeccionó la metodología de cómputo utilizada por Social Watch. En los últimos cinco años, América del Norte, Medio Oriente y Norte de África muestran grados de avance importante, pero estas regiones ya partían de niveles relativamente altos. En cambio, la mayoría de los países que tenían hace cinco años valores de ICB críticos están estancados o incluso empeoran. La grafica del esfuerzo requerido para llegar al tope de 100 en el ICB es como una montaña, explicó Errandonea. En la misma se advierte que las posiciones a medio camino de la meta las ocupan América Latina, el Caribe, Asia Oriental, el Pacífico, Cercano Oriente, el norte de África y Asia Central; en las inmediaciones de la cima se ubican Europa y Estados Unidos, y en la posición más comprometida Asia Meridional y África Subsahariana. El nivel de pendiente que afronta cada escalador es distinto. Las regiones con ICB más bajo son aquellas a las que se exige mayor esfuerzo para registrar algún tipo de mejora. La exigencia es considerablemente menor para las regiones con ICB medio o aceptable. “Es muy injusto que los países más pobres no sólo tengan un largo camino a recorrer, sino que además enfrentan una pendiente empinada”, comentó Roberto Bissio, coordinador de Social Watch. “A menudo se les critica por falta de progreso como si fuera su culpa, sin pensar en que la ayuda y las oportunidades de comercio que se les prometieron, nunca se materializaron”. Así, para un país en el cual nueve de cada diez niños va a la escuela, la distancia hasta la meta educativa es de apenas 10 puntos, por lo cual, para reducir a la mitad el número de niños sin educación, el gobierno tan sólo necesita “incrementar el número de maestros y escuelas en un 5%”. Por el contrario, para un país en el que sólo 20% de sus niños asiste a la escuela, la brecha hacia la meta es de 80% y reducirla a la mitad implica que el gobierno debe construir escuelas y contratar maestros para triplicar su capacidad educativa actual”. Y aún cumpliendo esta proeza, 40% de los niños del país en cuestión quedarían sin recibir educación. En el otro extremo, los países que ya cuentan con niveles medio y aceptable de ICB son aproximadamente la mitad del total mundial. Entre 2004 y 2009 se ha registrado un aumento muy visible de los países con ICB aceptable. En cuanto a los niveles bajo, muy bajo y crítico, los porcentajes se mantienen similares, lo que evidencia una tendencia a la polarización a nivel mundial. De continuar estas tendencias, para el 2015 no serán cumplidos los Objetivos de Desarrollo del Milenio. África Subsahariana, que en el período 2004-2009 logró pasar del nivel crítico al muy bajo, será hacia 2015, la región del mundo con ICB más bajo. Por su parte, y para la misma fecha, Asia Oriental acusaría un crecimiento que la situará en un nivel medio, al igual que Medio Oriente, Norte de África y Asia Central, mientras que América Latina se vería estancada en un nivel bajo y Europa y América del Norte conservarían su nivel de aceptable. * El Índice de Capacidades Básicas fue presentado en APU, la Asociación de la Prensa Uruguaya, este miércoles 16 de diciembre a las 12hs, en San José 1330, Montevideo. Ver comunicados de prensa:
Relacionados