SIMAS

28 de mayo: Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer

Una mirada por el día mundial a la salud de las mujeres En Nicaragua alrededor de 113 menores de edad por cada 1 mil mujeres salen embarazadas. 13 de ellas mueren por este motivo. Algunos de los factores que inciden en este índice del embarazo en la adolescencia son: La falta de educación sexual y reproductiva como una obligación de los Estados Centroamericanos y la interferencia religiosa. Las realidades regional sobre los problemas de salud y seguridad a las mujeres, como son los femicidios indican que en Guatemala en cinco años, hay más de 2 mil mujeres asesinadas, en Honduras la cifra se aproxima a 500 mujeres muertas, mientras en Nicaragua a partir de 2006 la cifra se ha mantenido entre 60 y 79 femicidios, pero las condiciones están dadas al crecimiento principalmente por la impunidad de los agresores. En México, en el año 2009 fueron atendidos unos 50 mil partos en niñas entre los 10 y los 19 años. Organizaciones de sociedad civil demandan en este país una adecuada educación sexual y reproductiva, hay una educación sexual que no llega a las aulas de clase y por ende la prevalencia de VIH-Sida con el 30 por ciento de portadores menores de 30 años y altos niveles de embarazos adolescentes. ¿Cuánto importa la vida de una mujer? Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de un mil 400 mujeres mueren a diario por causas relacionadas con el embarazo que en su mayoría son prevenibles o tratables. Al morir las mujeres dejan niños huérfanos y tanto las familias como las comunidades sufren al perder lo que ellas podían aportar. Ante las condiciones de salud de las mujeres centroamericanas y en el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe- RSMLAC, hacen un llamado a las mujeres a defender sus Derechos Sexuales, Reproductivos y de Ciudadanía. Así mismo, en el llamado a la acción, se destaca que los derechos del cuerpo, de la sexualidad y la reproducción son derechos humanos universales. Incluye que la vida cotidiana de las mujeres, con el goce de una sexualidad libre y sin riesgos, con su posibilidad de elegir ser madres o no, con el acceso a servicios de salud sexual y reproductivo con calidad de la atención, con la garantía de vivir libres de toda forma de violencia y coerción, con el respeto y cuidado de sus cuerpos. La RSMLAC propone una jornada de exigencias para que los derechos de las mujeres en el ámbito de la sexualidad y la reproducción sean plenamente respetados y cautelados. Y para que las mismas mujeres se apropien de ellos en todo su potencial. Los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos son Derechos de Ciudadanía ¡Exígelos, defiéndelos, ejércelos!, esta jornada esta dirigida a la sociedad en general, y en los tomadores de decisión en particular. Las exigencias se enmarcan en el respeto de los derechos sexuales y derechos reproductivos de las mujeres como derechos humanos y derechos de ciudadanía, expresados en: • Salud sexual y reproductiva plena, durante todo el ciclo vital. • Maternidad voluntaria, gozosa y protegida, y respeto a quienes expresen la decisión de no ser madres. • Acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, con buena calidad de la atención, oportuna y asequible, y sin discriminación de ningún tipo. • Acceso garantizado a todos los métodos anticonceptivos modernos, incluyendo la anticoncepción de emergencia y los condones masculinos y femeninos. • Derecho al aborto libre, seguro y legal, y fin de las persecuciones contra las mujeres que abortan. • Respeto a la libre decisión de las mujeres sobre su sexualidad, bajo la opción que ellas decidan. • Rechazo a toda expresión de violencia y coerción en estos ámbitos, sea que provenga de su círculo íntimo, de extraños o de instituciones. • Fomento a las responsabilidades compartidas entre mujeres y hombres en salud sexual y reproductiva, en especial, en la regulación de la fecundidad, prevención de infecciones de transmisión sexual (incluyendo el VIH/SIDA), crianza de hijas e hijos, y cuidado de salud familiar. Los derechos del cuerpo, sexualidad y reproducción Para la RSMLAC, si una mujer está agobiada por la pobreza, por la falta de habitación o carece de educación suficiente, la coloca en condiciones de mayor vulnerabilidad y desprotección en todos los ámbitos de su vida, incluyendo la salud. Esa condición hace indispensable que los Estados tomen en cuenta las necesidades particulares de salud de las mujeres (y de los hombres), a partir de su diversidad y sus condiciones de vida. Y eliminen todas las barreras legales, económicas, religiosas y culturales para la atención a la salud sexual y reproductiva. * Leyes que penalizan o restringen el aborto; dificultades para obtener anticonceptivos, en especial anticoncepción de emergencia y condones; negativa para esterilización quirúrgica voluntaria incluso si es legal; discriminación para atención de adolescentes, mujeres lesbianas y bisexuales, mujeres viviendo con el VIH/SIDA, mujeres rurales y afrodescendientes; presiones de iglesias y grupos aliados que buscan impedir la autonomía sexual y reproductiva de mujeres y jóvenes. * La calidad, cobertura y acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva no siempre están garantizados pues dependen de los medios económicos de las mujeres, del lugar geográfico donde viven, de su raza/etnia. * El derecho a la autodeterminación es, asimismo, clave para garantizar los derechos sexuales y derechos reproductivos. Y se expresa, principalmente, en el derecho a decidir cuántos hijos tener y su espaciamiento, o no tenerlos, y contar con los medios e información para concretar esta decisión. También se refleja en el modelo de sexualidad que deseamos vivir. Las opciones libres, sin embargo, solo son posibles cuando se eliminan todas las presiones, violencias y controles sobre el cuerpo de las mujeres. Lamentablemente, las sociedades actuales promueven fenómenos tales como: * La violencia sexual, el matrimonio forzado y temprano, el mandato cultural sobre la maternidad, el embarazo forzado, la penalización del aborto, la discriminación y violencias contra las expresiones de la diversidad sexual, la estigmatización de la sexualidad adolescente, el uso y abuso del cuerpo de las mujeres en los medios de comunicación y publicidad. Finaliza el documento público de la RSMLAC denunciando las situaciones que representan consecuencias nocivas para los derechos de las mujeres: La oposición de la jerarquía de la Iglesia Católica contra los derechos sexuales y reproductivos, que se expresa en su intromisión indebida en las políticas de los Estados. El impacto desproporcionado de la pobreza en las mujeres, y los efectos de este fenómeno en sus derechos humanos sexuales y reproductivos. Y los graves efectos de la violencia contra las mujeres en su salud integral, fomentada a partir de la naturalización social de este fenómeno. Leer más en: http://www.reddesalud.org/actualidad/act3_int.php?id=11
Relacionados